La Alta Comisionada de la ONU para los Derechos Humanos, Navi Pillay, expresó hoy su alarma por el drástico incremento de la violencia contra los periodistas en América Latina.

"El drástico aumento de la violencia contra los periodistas en numerosos países de América Latina en los últimos meses es alarmante", declaró Pillay en su discurso de apertura de la 20 sesión ordinaria del Consejo de Derechos Humanos de la ONU.

Pillay agregó que "algunos Gobiernos afrontan dificultades para ofrecer protección" a los profesionales de los medios de prensa.

La Alta Comisionada para los Derechos Humanos destacó el caso de México y recordó que "seis periodistas han sido asesinados en un periodo de treinta días entre los meses de abril y mayo".

"Preocupaciones similares pueden expresarse con respecto a acciones cometidas en Honduras", agregó la representante de la ONU.

El mes pasado, cuatro relatores de la ONU y la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) urgieron al Gobierno mexicano a aplicar de manera rápida y efectiva la ley para la Protección de Personas Defensoras de Derechos Humanos y Periodistas.

"Los asesinatos y amenazas repetidamente sufridos por defensores de derechos y periodistas en México deben detenerse inmediatamente", afirmaron los relatores, que consideraron vital la aplicación de la legislación aprobada por el Parlamento mexicano con el objetivo de garantizar y salvaguardar la vida de periodistas y activistas.

"Los defensores de los derechos humanos en México necesitan desesperadamente la protección efectiva del Estado ahora", señaló Margaret Sekaggya, relatora especial de la ONU sobre la situación de los defensores de derechos humanos, a través de un comunicado.

Agregó que periodistas y activistas mexicanos "sufren asesinatos, ataques, hostigamiento, amenazas, estigmatización y otras violaciones de los derechos humanos".

"Necesitamos romper el ciclo de impunidad en México, que se está convirtiendo en un lugar cada vez más violento para los periodistas", manifestó Frank La Rue, relator de la ONU sobre el derecho a la libertad de opinión y de expresión.

Catalina Botero, relatora especial de la CIDH para la Libertad de Expresión, destacó que "salvaguardar a periodistas y defensores de derechos humanos no sólo es compatible con la lucha contra la delincuencia, es un elemento esencial de esta lucha".

"Las autoridades mexicanas deben tomar medidas inmediatas para proteger a aquellos periodistas o defensores de los derechos humanos que están amenazados, así como avanzar decididamente en la lucha contra la impunidad de los crímenes cometidos", agregó.