El alero LeBron James reconoció al concluir el tercer partido de las Finales de la NBA que su equipo de los Heat de Miami logró el triunfo por 91-85 gracias a la gran defensa que realizaron en los momentos decisivos.

"Todo se base en la química que haya dentro del equipo", declaró James, que aportó un doble-doble de 29 puntos y 14 rebotes. "Entendemos donde queremos recibir el balón para anotar mejor en las situaciones decisivas, pero lo más importante de todo fue que conseguimos hacer una gran defensa".

James dijo que como sucedió en el segundo partido su equipo no permitió que los Thunder pudiesen reaccionar en la recta final y ahí estuvo la clave de la victoria.

"Ver como pudimos controlar su ataque es algo grandioso para nuestro equipo porque supimos encontrar la manera de ganar y eso fue lo que hicimos", agregó James. "De nuevo todo los compañeros respondieron".

James admitió, que a diferencia de lo que sucedió en las Finales del año pasado ante los Mavericks de Dallas, su aportación ha sido más válida porque busca realizar jugadas en todo momento.

"Hago jugadas de forma permanente, no como sucedió el año pasado, que no aporte los cambios suficientes y eso es lo que este año me permite sentirme satisfecho", explicó James. "Luego mis compañeros hacen todo el esfuerzo para completar una gran defensa".

James se mantiene agresivo todo el tiempo en el juego ofensivo y ahí ha estado la clave que le ha permito anotar 30, 32 y 29 puntos, respectivamente, en los tres partidos que llevan disputados.

"Su aportación es clave no sólo en ataque sino la manera como en situaciones difíciles hace el marcaje sobre Kevin Durant", declaró el entrenador de los Heat, Eri Spoelstra. "Hicimos nuestro trabajo de conseguir otro triunfo más".

Por su parte, el alero Chris Bosh, que aportó un doble-doble de 10 puntos y 11 rebotes, también reconoció que el gran rendimiento de James había permitido al equipo ponerse con la ventaja (2-1) en la serie.

"La aportación de James ha sido decisiva, pero todo el equipo ha tenido que superar las adversidades que nos han hecho más fuertes y nos han permitido mejorar para estar cada vez más cerca del título", comentó Bosh.

El ala-pívot Udonis Haslem y el escolta Dwyane Wade, que aportó 25 puntos, siete rebotes y siete asistencias, también destacaron la gran labor realizada por James.

"Se ha comportado como un auténtico líder que sabe reaccionar en los momentos que más lo necesita en equipo", comentó Haslem. "Conoce mejor que nadie cuando tiene que hacer una jugada decisiva y siempre responde".

Mientras que Wade admitió que este año tenían la experiencia que les faltó en las pasadas Finales que disputaron contra los Mavericks de Dallas.

"Ahora entendemos las situaciones y podemos enfrentarnos mejor y con mayores garantías para poderlas superar", subrayó Wade. "Hemos ganado como equipo".

Por su parte, Durant, reconoció que la derrota había dejado frustrado al equipo porque tuvo como en el segundo partido la posibilidad de ganar, pero al final se quedaron cortos.

"La manera como me cargue de personales no ayudó al equipo y fue algo frustrante", comento Durant, que aportó 25 puntos y seis rebotes, pero no pudo jugar en la recta final del tercer periodo, cuando los Heat reaccionaron y superaron una desventaja de 10 tantos.

Durant tuvo que irse al banquillo cuando los Thunder tenían el control del partido y realizaban su mejor juego de equipo.

"Los Heat reaccionaron con buenos tiros, pero nosotros cometimos dos personales en sus intentos de triples y eso nos rompió", destacó Durant. "Siempre me siento mal cuando estoy sentado en el banquillo, pero especialmente si se trata por culpa de las personales".

El base Russell Westbrook, que aportó 19 puntos, no se mostró muy satisfecho con la manera como se dieron las cosas en el partido, especialmente cuando el entrenador de los Thunder, Scott Brooks, decidió sentarlo al final del tercer periodo junto con Durant.

"Es una decisión del entrenador y hay que vivir con ella", declaró Westbrook al concluir el partido.