Facebook celebró hoy su primer mes de cotizaciones en Wall Street con una subida del 4,65 % que se anotó al calor de la adquisición de la empresa israelí de reconocimiento facial Face.com, aunque la red social todavía acumula una caída del 17,13 % desde su estreno en bolsa.

Las acciones de la empresa que dirige Mark Zuckerberg sumaron este lunes 1,48 dólares hasta cerrar a 31,49 cada una en el mercado Nasdaq, donde se estrenaron el pasado 18 de mayo a 38 dólares en la que supuso la tercera mayor oferta pública de venta de acciones (OPV) de una empresa estadounidense de la historia.

El balón de oxígeno que recibieron hoy los títulos de la red social que conecta a más de 900 millones de personas en todo el mundo se produjo gracias a la muy anticipada compra de Face.com, una transacción de la que no trascendieron los términos pero que según la prensa especializada rondaría los 100 millones de dólares.

La empresa israelí, con tres años de vida, ha desarrollado hasta ahora dos aplicaciones de reconocimiento facial para Facebook, "Photo Finder" y "Photo Tagger", que permite a los usuarios escanear fotos de amigos para buscar imágenes en la red y etiquetarlas automáticamente.

La adquisición busca profundizar la presencia de Facebook en el mercado de la fotografía digital, donde entró de lleno a principios de abril con la compra de la aplicación para fotografías desde dispositivos móviles Instagram por 1.000 millones de dólares, la mayor operación de este tipo de su historia.

A pesar de que la adquisición de Face.com impulsó hoy los títulos de la red social cuando cumple su primer mes en bolsa, su camino en Wall Street ha sido tortuoso y no exento de polémica, desde los errores que sufrió el mercado Nasdaq en sus primeras horas de contrataciones hasta las dudas sobre su modelo de negocio.

Esta semana la red social también se ha tenido que enfrentar a la salida de su director de tecnología, Bret Tylor, que dejará la red social en los próximos meses para crear su propia empresa junto al ingeniero de Google Kevin Gibbs, lo que supuso la primera salida de un alto directivo de la empresa desde su estreno en bolsa.

Todos esos tropiezos han provocado que la empresa se haya desplomado un 17,13 % en este primer mes de cotizaciones, una caída que le ha arrebatado más de 30.000 millones de dólares de capitalización bursátil y que la ha colocado como una de las peores salidas a bolsa de la historia de Wall Street.