Los líderes del G20 se encaminaban el lunes a dar un respaldo al plan de saneamiento del sistema bancario de España, un movimiento favorable para un país que ha padecido el comportamiento negativo de los mercados ante la falta de detalles sobre el rescate.

"Damos la bienvenida al plan de recapitalización del sistema bancario de España y de el anunció del Eurogrupo de apoyar a la autoridad financiera de España", señala una copia del borrador de la declaración final de la cumbre del G20, obtenida por The Associated Press.

España solicitó hace poco más de una semana la ayuda económica de la Unión Europea, que se comprometió a prestar hasta 100.000 millones de euros (unos 125.000 millones de dólares), sin embargo la reacción de los mercados no ha sido hasta ahora positiva debido a la falta de detalles como el monto que realmente necesitará España y los detalles del mecanismo para implementarlo.

El Banco Mundial, por ejemplo, señaló el domingo que el manejo del rescate ha sido "extremadamente pobre".

El gobierno de España aseguró el lunes que la economía española es solvente y que eso lo reconocerán los mercados más temprano que tarde.

La deuda española llegó el lunes a un interés el interés del 7% en la última jornada de presión en los mercados, y que amenaza con llevar a España a un rescate económico internacional de proporciones incalculables.

En paralelo, el mismo lunes se anunció que la tasa de morosidad (los créditos impagados o en riesgo de ello) de las entidades financieras alcanzó el 8,7% en abril, el peor registro en 18 años.

Desde el balneario mexicano de Los Cabos, donde se realiza la cumbre de líderes del G20, el gobierno de España lamentó el comportamiento de los mercados y aseguró que la economía española es solvente, y que eso lo reconocerán los mercados más temprano que tarde.

"Estamos convencidos desde el gobierno que la situación actual de penalización de los mercados, la que estamos sufriendo hoy, no se corresponde con los esfuerzos ni con la potencialidad de la economía española", dijo el ministro de Economía español De Guindos desde la cumbre de líderes del G20, que agrupa a los países más desarrollados y a economías emergentes.

"Eso es algo que (en los mercados) se tiene que acabar reconociendo en los próximos días, en las próximas semanas", añadió.

La deuda española llegó el lunes a un interés el interés del 7% en la última jornada de presión en los mercados, y que amenaza con condenar a España a un rescate económico internacional de proporciones incalculables.

El tema de la crisis en Europa ha dominado los comentarios previos e iniciales de la cumbre del G20 que se inauguró por la tarde del lunes.

De Guindos aseguró que la economía española sí tiene capacidad de crecimiento y que ha corregido sus desequilibrios en los sectores bancarios e inmobiliarios, cuya mala situación llevó a España hasta la actual crisis.

Lo que ha hecho España, añadió, "antes que después va a empezar a dar sus frutos, en términos de percepción por parte de los mercados, porque la economía española es una economía sólida".

Apenas el domingo, a su llegada para participar en la cumbre del G20, el presidente del gobierno español, Mariano Rajoy, había dicho a la prensa que los resultados de las elecciones de Grecia a favor del partido que respalda mantenerse en la zona euro era una buena noticia no sólo para la nación helena, sino para España y toda la Unión Europea.

Sin embargo, la calma inicial que resultó de los comicios en Grecia, los mercados continuaron una respuesta negativa frente a la situación española, lo cual llevó a De Guindos a salir a dar una respuesta .

"España está comprometido con la consolidación fiscal, desde una situación que no fue sencilla a finales del año pasado, y también está comprometida absolutamente con las reformas económicas y con el futuro de un crecimiento económico, de alentar el crecimiento económico en nuestro país", dijo el ministro.