El rey de España, Juan Carlos I, viaja hoy a Arabia Saudí para trasladar su pésame a la familia real de ese país árabe por el fallecimiento del príncipe heredero, Nayef bin Abdelaziz.

El monarca español, que irá acompañado del ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel García Margallo, viajará en primer lugar a Taif, lugar de residencia estival de la familia real saudí, para manifestar al rey Abdalá sus condolencias.

Desde Taif, el avión de la Fuerza Aérea española en que se desplazará el rey Juan Carlos volará hasta Yeda, donde expresará su pésame al príncipe Salman bin Abdelaziz, ministro de Defensa y quien se perfila como nuevo heredero al trono; y en esta ciudad, el monarca español concluirá su viaje a Arabia Saudí.

La familia real española mantiene una estrecha y tradicional amistad con la casa real saudí, con frecuentes contactos, el último de los cuales tuvo lugar hace una semana, con la visita oficial que el príncipe Salman bin Abdelaziz realizó a España.

El viaje a Arabia Saudí impedirá al rey Juan Carlos presidir hoy en Madrid el bicentenario del Tribunal Supremo de España, que finalmente presidirá el príncipe de Asturias, Felipe de Borbón, hijo del monarca español y heredero de la Corona.

La asistencia a la conmemoración del bicentenario del Tribunal Supremo permitirá mantener sin cambios el resto de la agenda oficial del príncipe Felipe, quien hoy viajará a Marruecos y asistirá esta noche en Casablanca a una cena privada ofrecida por el príncipe Mulay Rachid, hermano de Mohamed VI.

El príncipe de Asturias presidirá el martes en Casablanca el VII Foro de Inversiones y Cooperación Empresarial entre España y Marruecos, organizado por el Instituto Español de Comercio Exterior (ICEX), al que asistirá el ministro de Industria, José Manuel Soria.

Ese mismo día viajará junto a su esposa, la princesa Letizia, a Nueva York para comenzar el miércoles una visita a Estados Unidos de cuatro días.