El G20 está ocupando huecos de algunos foros internacionales que se han quedado "un poquito atrás" en la toma de decisiones para afrontar retos que tienen "una dimensión enorme", afirmó la canciller mexicana, Patricia Espinosa.

"Creo que el sistema internacional se está transformando, porque el escenario internacional se está transformando", manifestó Espinosa en una entrevista con Efe a pocas horas de que comience en Los Cabos una nueva cumbre del G20.

Espinosa piensa que el creciente papel del G20, un foro de consultas entre los países ricos y las naciones en desarrollo, es un indicativo de que "los procesos y los métodos de trabajo, y quizás los procesos de toma de decisiones en los foros formales de la ONU y otros están quedándose un poquito atrás frente a la necesidad de abordar retos que tienen una dimensión enorme".

El G20, agregó, "no es una organización, no tiene una base jurídicamente vinculante, no deriva de un tratado, sino que es una expresión clara de la voluntad política".

Pero aclaró que, aunque este foro de consultas permite trabajar conjuntamente a sus naciones integrantes para poder "orientar decisiones" que ayuden a "superar grandes retos", estas orientaciones "deben llevarse necesariamente a los foros de discusión más amplios".

Consultada sobre si es más difícil llegar a decisiones en el G20 que en otros foros bajo el esquema de la ONU, respondió que se trata de procesos diferentes.

"Creo que hay necesidad de reflexionar y actuar para hacerlos más eficientes", agregó la ministra mexicana al mencionar organismos como la ONU o la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO).

Pero también expresó que un esquema "que incluye a tantos países, con tantas realidades diferentes, requiere de un proceso de maduración y de discusión más largo", aunque también puede beneficiarse de las aportaciones que pueda hacer el G20

Y puso como ejemplo las discusiones que se han producido dentro de este foro de consultas internacionales en los últimos meses para abordar temas comerciales "que hace tiempo que no se han podido abordar en la Organización Mundial del Comercio (OMC)".

"Ojalá que eso ayude para que este acuerdo aquí, que esperamos que se concrete el martes (el último día de la cumbre del G20) se pueda traducir en la OMC en una actitud más flexible para poder avanzar en aquellos temas en los que es posible avanzar", opinó.

El G20 se consolidó como foro de consultas con la crisis financiera del 2008 en Estados Unidos, y para esta cumbre de Los Cabos en la mesa de negociaciones se tratará de otra crisis, esta vez en la Eurozona.

Estos temas coyunturales, según algunos observadores, hacen que se pierda de vista las funciones para resolver problemas a mediano y largo que debiera tener el G20, el foro de consultas más efectivo que une a los países ricos y a las naciones en desarrollo.

Al respecto, Espinosa cree que la atención a los temas de coyuntura o de "gran urgencia" es indispensable.

"Pero también -añadió- ya a estas alturas tenemos claro que tiene que ir acompañado simultáneamente de una definición y una ruta clara de cómo se va a lograr retomar el crecimiento y la creación de empleos".

Preguntada sobre la posibilidad de que el G20 esté cambiando su perfil, desde el financiero inicial hacia uno más político, Espinosa contestó que, por una parte, "se está desarrollando una visión más completa, más amplia" que incluye políticas en varios ámbitos.

Pero, añadió, "al final las decisiones sobre cuestiones financieras, sobre políticas fiscales, son todas discusiones políticas".

Destacó que, al reunir a países ricos y economías en desarrollo, el G20 ha demostrado que "las decisiones de un grupo solo de países desarrollados ya resultan insuficientes para definir y orientar de manera decisiva el curso de los acontecimientos a nivel internacional".

Consultada sobre si, en el fondo, el G20 se ha creado sólo para apagar fuegos de coyuntura económica, Espinosa consideró que hubiera sido deseable "no tener que enfrentar estas situaciones", pero la "buena noticia" es que una vez que se están enfrentando, queda el mecanismo y la voluntad de abordar los problemas.

"Y hay la posibilidad de abordarlos de manera muy clara, con mucha decisión y al más alto nivel", afirmó.

HASH(0x9711ca4)

HASH(0x96ca228)

Agustín de Gracia