El exjefe de seguridad del expresidente Álvaro Uribe, el general en retiro Gustavo Santoyo, dijo hoy que responderá ante las autoridades de Estados Unidos, en donde un fiscal lo acusa de tener supuestamente vínculos con organizaciones de narcotraficantes.

Así lo aseguró en un comunicado divulgado por medios locales en el que asegura que ha sido enterado "a través de los medios de comunicación de la acusación" que se adelanta en su contra.

En la misiva, Santoyo agrega que ha estado y estará a disposición de las autoridades pertinentes para aclarar cualquier sindicación que se le haga.

El oficial, que fue jefe de seguridad de Uribe entre 2002 y 2006, recuerda que sirvió a "Colombia por más de treinta años como oficial en la Policía Nacional" y que tiene "la tranquilidad de poder responder cualquier inquietud" sobre su proceder.

La semana pasada, la Corte del Distrito Este de Virginia le formuló cargos a Santoyo, retirado de la Policía desde 2009, por presuntamente conspirar en el tráfico de narcóticos con la Oficina de Envigado (de Antioquia) y las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC), y que además entregó a narcotraficantes información sobre operativos.

El director general de la Policía de Colombia, general José Roberto León Riaño, dijo a la página electrónica del diario El Tiempo que la institución no ha recibido solicitud formal sobre el general Santoyo ni a través de la Fiscalía ni la Cancillería.

"Tan pronto recibamos una solicitud formal, de manera transparente y pública, ofreceremos toda la colaboración", dijo León.

Entre tanto, el expresidente Uribe señaló a través de su cuenta en Twitter que espera que el general Santoyo y la Policía "expliquen el caso", y agregó que siempre respetó las decisiones internas que sobre su seguridad tomó esa institución.

Según un expediente revelado por el diario El Tiempo, Santoyo "sabía e intencionalmente conspiró" para traficar droga y para ayudarles a esas organizaciones criminales a enviar varios cargamentos por Centroamérica y México.

Según la versión del rotativo, el fiscal del caso, Neil H. MacBride, señaló que los delitos habrían sido cometidos entre los años 2000 y 2008.

Agrega que Santoyo habría recibido sobornos para que la Oficina de Envigado y las AUC enviaran toneladas de droga a territorio estadounidense.

Además, señala que Santoyo entregó a los AUC y a la "Oficina" información clasificada y de inteligencia sobre investigaciones que llevaban las autoridades de Colombia, con la colaboración de las de Estados Unidos e Inglaterra, sobre carteles y actividades de varias agrupaciones dedicadas al narcotráfico.