El candidato islamista Mohamed Mursi se ha atribuido la victoria, con un 52,5 % de los votos, en los comicios presidenciales egipcios, tras completarse el recuento del 97,66 por ciento de los votos, según los datos de la propia campaña del aspirante de los Hermanos Musulmanes.