EE.UU. está pidiendo a los países de la Unión Europea (UE) que acepten como refugiados a iraníes procedentes del campamento iraquí de Ashraf, cuya reubicación a otro campo se encuentra "estancada", dijo hoy un alto funcionario estadounidense.

Una delegación de altos funcionarios del Gobierno iraquí viajará esta semana a Europa para "explicar lo que están haciendo y pedirles que acepten a residentes del campo Liberty como refugiados", explicó el funcionario, que pidió el anonimato, en una conferencia de prensa telefónica.

El campo Liberty (del árabe "Hurriya"), situado también en Irak, es el lugar designado por la ONU para el traslado de los alrededor de 3.400 refugiados de la organización Muyahidin Jalq (MKO), opuesta al régimen de Irán, que se encontraban desde hace casi dos décadas en el campamento de Ashraf.

Aunque las autoridades iraquíes quieren completar el traslado para el próximo 20 de julio, hasta ahora sólo alrededor de 2.000 refugiados han sido reubicados en Liberty, un retraso que Estados Unidos atribuye a los impedimentos impuestos por el MKO.

El plan de la ONU es mantener a los refugiados de forma temporal en Liberty antes de trasladarlos a terceros países, por lo que Estados Unidos "apoya la misión de la delegación iraquí" que pedirá colaboración a la UE, aseguró el funcionario.

Estados Unidos mantiene a la MKO, también conocida como MEK u Organización de los Muyahidines del Pueblo de Irán (OMPI), en su lista de grupos terroristas extranjeros, pero aún así está "consultando con ACNUR (Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados) cuál sería el proceso legal" para poder aceptar por su parte, y con el tiempo, a refugiados de Liberty.

"No estamos pidiendo a los países europeos nada que nosotros no estemos preparados para hacer", aseguró el alto funcionario.

La portavoz del Departamento de Estado de EE.UU., Victoria Nuland, urgió hoy a los residentes de Ashraf, en un comunicado, a "reanudar inmediatamente la completa cooperación" con la misión de la ONU en Irak, y al Gobierno de ese país a "intensificar sus esfuerzos para garantizar la seguridad y trato humanitario" de los refugiados.

Estados Unidos atribuye a las acciones del MKO la mayor parte de la responsabilidad por el "estancamiento" del traslado de los refugiados, según explicó el alto funcionario estadounidense.

El motivo de esas acciones, aventuró, puede ser "el cálculo de que un próximo cambio en el Gobierno de Irak puede redundar en su beneficio y permitirles seguir operando como milicia en ese país", lo que, aseguró, es "un grave error" ya que "los días del MKO en Irak se han acabado".

Otra posible razón es la "malinterpretación" de una decisión del tribunal federal de apelaciones del Distrito de Columbia, que ordenó el 1 de junio a la secretaria de Estado, Hillary Clinton, decidir antes del 1 de octubre si retira a MKO de la lista de organizaciones terroristas de EE.UU., en la que permanece desde 1997.

Si Clinton no emite un dictamen en ese plazo, el tribunal ordenará la retirada inmediata de la organización de la lista, aunque la titular de Exteriores ya ha anunciado su intención de cumplir con el mandato del tribunal.

Nuland subrayó hoy que "la cooperación en el cierre del campamento de Ashraf, la principal base paramilitar del MKO, será un factor clave para determinar si la organización sigue anclada en su pasado violento o está comprometida a dejar ese pasado atrás", en referencia a su retirada de la lista antiterrorista de Washington.

El MKO, cuyo brazo político constituye la principal oposición al régimen iraní, depuso las armas en 1990 tras haber mantenido una actividad armada contra Irán en los años 70 y 80 desde su refugio en Irak, un periodo en el que Estados Unidos alega que asesinaron a varios militares y civiles estadounidenses.