Un juez federal ordenó que un hombre de Florida se quede en prisión hasta su comparecencia de lectura de cargos por presuntamente confabular para lavar millones de dólares obtenidos fraudulentamente del programa gubernamental de asistencia médica para ancianos Medicare que, de acuerdo con las autoridades, fueron canalizados al sistema bancario de Cuba.

En una moción presentada el lunes en la corte federal de distrito en Miami, los fiscales dijeron que Oscar Sánchez, un ciudadano estadounidense de 46 años oriundo de Cuba, entregó dinero a los artífices del presunto fraude a cambio de una comisión. También dijeron que Sánchez confabuló para enviar el dinero de Medicare a empresas fachada en Canadá antes de que pasara por un banco de Trinidad y enviado finalmente a Cuba.

El abogado de Sánchez, Peter Raben, dijo que su cliente estaba bajo custodia federal y se le formularían cargos el viernes. Raben se negó a comentar sobre las acusaciones.

De acuerdo con la moción firmada por el fiscal federal Wilfredo Ferrer, "la evidencia muestra que Sánchez estaba involucrado íntimamente en la vasta operación de lavado mientras ocurría".

Los fiscales solicitaron la confiscación de más de 22 millones de dólares en propiedad de Sánchez. Si se le declara culpable, recibiría una sentencia de hasta 13 años de cárcel.

El caso es parte de una investigación más amplia sobre fraude al sistema de salud.

A mediados de la década pasada, 70 compañías del sur de Florida cobraron artículos como fármacos contra VIH y equipo médico, y Medicare depositó más de 70 millones de dólares en las cuentas bancarias de esas compañías, de acuerdo con los fiscales. Casi la mitad de ese dinero fue transferido al extranjero, agregaron.

Las autoridades ya han interpuesto denuncias contra media docena de individuos que controlaban compañías que presuntamente enviaron dinero a través de bancos candienses relacionados con el caso.

El fraude en Medicare ha sido una operación recurrente en Miami. El año pasado, tres hermanos habitantes de la ciudad se convirtieron en los fugitivos más buscados del sistema de salud. Los fiscales dijeron que los tres huyeron a Cuba.

Algunos exiliados cubanos afirman que el gobierno cubano ha recibido parte del dinero presuntamente enviado a la isla.

El gobierno cubano no respondió de inmediato a una solicitud de comentario sobre el caso de Sánchez.