Máximo Kirchner, hijo mayor de la presidenta argentina, Cristina Fernández, fue dado de alta de un hospital de las afueras de Buenos Aires tras la operación en una rodilla a la que fue sometido el pasado lunes debido a una artritis séptica, informaron hoy fuentes médicas.

El hijo de la mandataria, de 35 años, fue trasladado anoche desde el Hospital Universitario Austral, en la localidad bonaerense de Pilar, a la quinta presidencial de Olivos, también a las afueras de la capital argentina.

Máximo Kirchner permaneció durante una semana hospitalizado para ser intervenido y someterse luego a un proceso de rehabilitación de su rodilla, precisaron portavoces del centro asistencial.

El hijo de la jefa de Estado fue trasladado la madrugada del 11 de junio desde la ciudad sureña de Río Gallegos, distante unos 2.600 kilómetros de Buenos Aires, en el avión presidencial, e ingresó en esa clínica de Pilar, donde fue intervenido ese mismo día de una artritis séptica en la rodilla derecha.

El diputado Juan Casañas, de la opositora Unión Cívica Radical (UCR), presentó el pasado martes una petición de informes al Ejecutivo argentino sobre las razones de haber utilizado el avión presidencial, un Boeing 757, para una "necesidad privada".

Casañas señaló que el traslado del hijo de la presidenta costó no menos de 55.000 dólares, cifra que medios periodísticos como La Nación elevan a unos 80.000 dólares.

El Hospital Universitario Austral, privado y uno de los más modernos del país, también fue elegido por la presidenta Fernández para operarse de tiroides el pasado 4 de enero, después de un diagnóstico erróneo de cáncer.

El alta de Máximo se concretó en momentos en que Fernández se encuentra en Los Cabos, México, para participar este lunes y martes de la cumbre del G20.