Una ballena chocó con un bote de 15 metros (50 pies) frente a las costas mexicanas, pero su único tripulante fue rescatado.

El impacto de la colisión rompió el timón y el barco empezó a hacer agua el martes por la noche a unos 60 kilómetros (40 millas) de la costa occidental de México, dijo Pamela Boehland, oficial de la Guardia Costera de Estados Unidos.

El tripulante, Max Young, de 67 años de edad y residente de la ciudad californiana de Sacramento, usó un colchón para tapar un agujero que hizo la ballena y encendió cuatro bombas para extraer agua "tan rápido como pudo, porque no sabía cuánto tiempo tardaría en ser rescatado", dijo a The Associated Press su esposa, Debra Young.

Asimismo, activó un faro de emergencia que alertó a la Guardia Costera.

"Su EPIRB (radiobaliza de localización para casos de emergencia) nos envió su posición exacta, información de contacto que nos permitió rápidamente discernir el plan de navegación y el número de personas en el barco", dijo el teniente Charles Kelly, del centro de comando de la Guardia Costera en Alameda, California.

Con esa información, los oficiales en el centro de comando pudieron darle instrucciones a un buque mercantil, que se encontraba a unos 100 kilómetros (60 millas) de distancia, para que llegara a la embarcación en zozobra.

Cuando los esfuerzos de rescate apenas empezaban, Young no estaba al tanto inicialmente de que el bote estaba haciendo agua, dijo su esposa.

"Timoneaba el bote e intentaba regresarlo a su curso", dijo Debra Young. "Le tomó algún tiempo percatarse que no tenía timón y le tomó aún más darse cuenta de que estaba entrando agua".

Cuando el carguero llegó, alrededor de las 4 de la mañana del miércoles, Young abandonó el bote mediante una escalera de cuerda que le arrojó la tripulación del buque.

Young estaba en el tramo final de un viaje hacia el puerto de Emeryville, California, cuando ocurrió el accidente. El hombre lleva al menos 30 años navegando, aunque ha trabajado en embarcaciones con su padre que fue un pescador comercial, por lo que ha estado en el océano buena parte de su vida, dijo su esposa.