Varios grandes incendios forestales desatados el sábado continúan activos hoy, domingo, día de las elecciones griegas, en la región de Ática, al sur de Atenas.

Unos 120 bomberos, apoyados por 48 vehículos, están trabajando en las labores de extinción, informan hoy los medios griegos.

Una docena de viviendas ha sido pasto de las llamas y una residencia de ancianos tuvo que ser evacuada.

Los fuegos iniciados ayer se han visto alimentados por el fuerte viento, que ha causado que las llamas se extiendan por tierras de labranza y zonas de matorral desde su origen en las inmediaciones de la ciudad de Keratea, unos 50 kilómetros al sur de Atenas, hacia el puerto de Lavrio.

Al menos una docena de viviendas han quedado calcinadas en esta región, donde un bombero ha resultado herido, según informa hoy el diario Kathemerini.

Una residencia de ancianos ha tenido que ser evacuada ante el avance de las llamas, que se extendían en un frente de diez kilómetros de longitud.

Tres personas han sido arrestadas acusadas de negligencia por haber provocado el incendio con las chispas que generaron los trabajos de soldadura que estaban realizando.

Esta primera ola de incendios estivales coincide con una jornada electoral clave para el futuro del plan griego de austeridad y de su su futuro en la zona euro.

Casi 10 millones de griegos están llamados hoy a votar en las segundas elecciones generales en seis semanas y que se plantean como un referéndum entre cumplir o no los compromisos de austeridad contraídos con la Unión Europea a cambio de ayuda financiera que evite la bancarrota del país.

Desde las 04.00 GMT, 20.000 colegios electorales están abiertos hoy durante 12 horas para recoger el voto del que saldrá el Parlamento de 300 miembros, en una jornada electoral que se desarrolla con normalidad.