El probable candidato republicano a la presidencia de EE.UU., Mitt Romney, dijo hoy que su país no debe "enviar cheques" a Europa para rescatar sus bancos, poco antes de que el mandatario Barack Obama debata sobre la crisis en la cumbre del G20.

Romney se pronunció así en una entrevista con la cadena CBS, en la que fue preguntado qué haría, de ser presidente de EE.UU., si el sistema financiero en la eurozona entra en situación de colapso y reclama la ayuda internacional.

"No vamos a enviar cheques a Europa. No vamos a rescatar los bancos europeos. Vamos a quedarnos aquí para apoyar nuestra economía", dijo el aspirante republicano. "Respecto a lo que pasará en Europa y el impacto que tendrá aquí, el tiempo lo dirá", agregó.

"Pero nuestros bancos tienen ahora una base mucho más sólida que la que tenían al comenzar la última crisis económica, han construido su base de capital propio, han eliminado muchos de sus activos tóxicos y espero que, pase lo que pase en Europa, nuestro sistema bancario sea capaz de campear el temporal", añadió.

El sábado, Romney aseguró ante un grupo de simpatizantes en Pensilvania que las políticas económicas de Obama conducirán a Estados Unidos a la situación de "desempleo crónico" de España y de "bajo aumento salarial" de Grecia, y subrayó que el sistema de "Europa no funciona en la propia Europa".

En la entrevista con la CBS, el político republicano se mostró también en contra de un nuevo programa de estímulo de la Reserva Federal, al considerar que el primero, iniciado en 2009, no tuvo el efecto "deseado".

El exgobernador de Masachusets comenzó el viernes una gira en autobús de cinco días por seis estados clave que Obama conquistó en 2008: Nuevo Hampshire, Pensilvania, Ohio, Wisconsin, Michigan y Iowa.

El autobús le llevó hoy a Ohio, donde celebró el Día del Padre con un desayuno junto a dos de sus hijos y cinco de sus nietos, y pronunció bajo la lluvia un discurso en el que aseguró que ese tiempo era una metáfora para el país, ya que "los tres años y medio de nubes están a punto de despejarse".

Mientras, Obama festejó el Día del Padre junto a su familia y sus compañeros de golf en Chicago, donde el sábado asistió a la boda de la hija de una de sus principales asesoras, Valerie Jarrett.

El mandatario estadounidense viajará esta tarde a Los Cabos (México) para su sexta cumbre del G20, donde abordará con los líderes europeos la crisis en la eurozona, con el foco puesto en la situación en España y Grecia.