Rodney King, el conductor negro cuya golpiza por parte de policías de Los Angeles en un video de 1991 detonó uno de los peores disturbios raciales en la historia de Estados Unidos, murió el domingo. Tenía 47 años.

La prometida de King llamó al número de emergencias 911 a las 5:25 de la mañana para reportar que encontró a King en el fondo de la piscina de su casa en Rialto, California, dijo el teniente de la Policía Dean Hardin.

Encontraron inmóvil a King en el agua, dijo Hardin. Fue transportado al Hospital Regional de Arrowhead, donde fue declarado muerto a las 6:11 de la mañana.

No había señales de violencia, dijo Hardin. El médico forense del condado de San Bernardino realizará la autopsia dentro de las próximas 48 horas.

Los disturbios de 1992, que fueron desatados por la absolución de los policías que golpearon a King, duraron tres días y dejaron 55 muertos, más de 2.000 personas heridas y varias zonas de Los Angeles quemadas. Durante el pico de la violencia, King se presentó en televisión y dijo: "¿Podemos todos convivir juntos?".

King, tenía 25 años de edad el 3 de marzo de 1991. Estaba en libertad bajo palabra por una condena por robo cuando los agentes lo detuvieron por manejar a alta velocidad en una calle oscura. Además había estado bebiendo. Después dijo que eso lo había llevado a tratar de escapar de la Policía.

Cuatro agentes de Los Angeles lo golpearon más de 50 veces con sus macanas, lo patearon y usaron una pistola aturdidora para someterlo.

Un hombre que había salido de su casa silenciosamente observó el hecho y videograbó buena parte para luego enviar una copia a una televisora. Fue transmitido una y otra vez, alimentando las tensiones raciales en el país.

Parecía prueba suficiente para condenar a los policías, cuyo juicio fue transferido a un suburbio predominantemente blanco de Simi Valley, California. El 29 de abril de 1992, un jurado sin miembros negros absolvió a los tres agentes de los cargos. Anularon el juicio para un cuarto acusado.

La violencia se desató inmediatamente, empezando en el sur de Los Angeles.

En las dos décadas posteriores a los disturbios, la figura central de lo sucedido, King, fue arrestado varias veces, sobre todo por delitos relacionados con el abuso del alcohol. La última ocasión fue en Riverside, California, en julio pasado. Posteriormente se convirtió en un ejecutivo de una compañía disquera y astro de un programa de telerrealidad.