La Misión de Apoyo al Proceso de Paz en Colombia de la Organización de Estados Americanos (MAPP/OEA) rechazó hoy el asesinado de un reclamante de tierras en Colombia y pidió que las autoridades investiguen y juzguen a los responsables.

Así lo expresó, a través de un comunicado, el jefe de la Misión de la OEA en Colombia, Marcelo Álvarez, quien reiteró que acompañarán al Estado colombiano en sus esfuerzos "por restituir las tierras a las víctimas del conflicto armado".

El viernes, desconocidos asesinaron, en el departamento de Córdoba, a Jairo Mejía Martínez, que lideraba un grupo de campesinos que reclama tierras que les fueron arrebatadas violentamente por grupos al margen de la ley en los Montes de María (norte).

Álvarez se sumó al pedido del presidente colombiano, Juan Manuel Santos, quien ordenó el sábado pasado una "investigación pronta para castigo severo" por este hecho.

El jefe de la Misión de la OEA agregó que era necesario "redoblar esfuerzos de todas las instituciones y sectores del país" para garantizar la vida, libertad y seguridad de quienes participan del proceso de restitución de tierras en Colombia.

Recordó que Mejía "ya había sido víctima de un atentado hace casi un año atrás" y reiteró que para la Misión "la amenaza y asesinato de líderes y reclamantes de tierras es uno de los hechos más graves y preocupantes que entorpecen y dificultan seriamente el proceso de acceso a las garantías de verdad justicia y reparación integral de las víctimas en el país".

El Gobierno Santos adelanta un programa de restitución de tierras que tiene como objetivo devolver más de 3,5 millones de hectáreas en el transcurso de su mandato de cuatro años, que terminará en 2014.

En el ámbito nacional, más de 50 líderes de campesinos despojados de sus tierras han sido asesinados desde 2002, según lo han documentado varias ONG como el Movimiento Nacional de Víctimas de Crímenes de Estado (Movice).