Los Comités de Coordinación Local, uno de los grupos opositores sirios más activos, consideraron hoy que la suspensión de la misión de observadores de la ONU supone un "fracaso" de la comunidad internacional en tratar de forma efectiva y responsable la situación en Siria.

En un comunicado, la organización apuntó que "es incomprensible que esta decisión se haya tomado sin considerar las medidas adecuadas que puedan limitar el grado de violencia cometido por el régimen y sus crímenes contra los sirios".

Ayer, el jefe de la misión de observadores de la ONU en Siria, el general noruego Robert Mood, anunció la suspensión de sus trabajos debido a la intensificación de la violencia en los últimos diez días, una decisión que, afirmó, sería revisada a diario a partir de ese momento.

Los cascos azules, cuyo número asciende a unos 300, se desplegaron en Siria para verificar el cumplimiento del plan de paz del enviado especial para Siria, Kofi Annan, que estipula, entre otros, un alto el fuego, la retirada de las tropas de las ciudades y el inicio de un diálogo entre el régimen y la oposición.

Para los Comités, esa iniciativa ha estado lastrada por su "propia debilidad e incapacidad de ser aplicada a la luz de la continuada y brutal represión del régimen", que, en su opinión, no ha implementado el plan.

Según el grupo, la suspensión ocurre en un momento en el que no hay planes alternativos, lo que va a permitir "más derramamiento de sangre y al régimen ganar más tiempo con la cobertura internacional".

Los Comités subrayaron que los observadores continuaron su misión durante meses pese a que su papel quedó reducido a ser testigos de "las masacres y delitos del régimen".

Y resaltaron que la suspensión se produce en medio de un aumento de las operaciones militares de las autoridades y un incremento significativo del número de muertos y heridos.

El grupo concluyó que es "injustificable e inaceptable" que la comunidad internacional abandone sus responsabilidades con un pueblo que sufre los crímenes más atroces y la opresión.