Las ONG que trabajan con el Grupo de los Veinte (G20) pedirán en la cumbre de Los Cabos que se superen las promesas incumplidas en citas anteriores, que se asuman medidas muy concretas contra el hambre, la pobreza y el desempleo, y que los participantes pongan orden en las finanzas internacionales y fomenten el crecimiento verde.

Algunos "altermundistas" vienen a la cita en Los Cabos cargados de escepticismo, desconfiados ante líderes que "carecen de legitimidad política" en este foro de industrializados y emergentes, dijo a Efe uno de ellos, el presidente de la Red Mexicana de Acción contra el Libre Comercio (Rmalc), Alejandro Villamar.

"La globalización nos empareja hacia abajo, hacia el infierno, y la brecha de la desigualdad ha crecido, no solo entre los países del Primer y Tercer Mundo, sino al interior de cada país", explicó Villamar, miembro de la Coalición Mexicana frente al G20 (www.coaliciong20.org), que trabaja en las propuestas de la sociedad civil para la cumbre.

El activista cree que en Los Cabos los países emergentes del G20 tendrán como reto "que no les trasladen la carga a ellos" de rescates y políticas de austeridad que se plantean en zonas desarrolladas como la Unión Europea.

La sociedad civil pedirá de nuevo medidas clave como la regulación del capital especulativo, que se supervise mejor el flujo de capitales, que se supriman los paraísos fiscales y que se preserve la estabilidad en los precios de los alimentos básicos, entre otras medidas.

Estos son "mínimos" que en otras citas del G20 en Toronto, Seúl y Cannes han estado en cierto grado presentes en las declaraciones finales, pero que aún no se han hecho realidad.

Los activistas creen que, como el año pasado, en la cumbre mexicana del G20 la crisis europea puede condicionar muchas de las decisiones que se tomen.

En entrevista con Efe el director ejecutivo de Oxfam-México, Carlos Zarco, dijo que "sin duda" la cita en Los Cabos estará "marcada por la crisis europea", algo que ya sucedió en la de noviembre pasado en Cannes (Francia).

Por ello el mensaje que las ONG enviarán a los líderes es el de que "un crecimiento económico sin inclusión social y sostenibilidad ambiental nos llevaría, sin duda, al abismo".

Zarco cree que es momento de acuerdos, de pasar de las promesas a los hechos y, sobre todo, para que "las principales economías del mundo pongan el ejemplo" con medidas como una lucha "decidida" contra los paraísos fiscales, con la implantación de sistemas fiscales "más justos" y con "regular la volatilidad de los precios" de los alimentos básicos para frenar la inseguridad alimentaria.

Según Oxfam, actualmente hay "muy cerca de "1.000 millones de personas en situación de hambre".

Zarco llama la atención sobre otro fenómeno incipiente y preocupante: la depauperación y creciente incertidumbre sobre su futuro de millones de personas en algunas economías avanzadas.

"El fenómeno hoy es que clases medias que se habían instalado en niveles de consumo y de bienestar, diríamos, adecuados, están yéndose para abajo. Y la reacción ciudadana está concentrada en muchos países en esas clases medias agraviadas por las repercusiones de la crisis", apuntó.

En tal coyuntura las organizaciones civiles esperan un "liderazgo muy claro" de las economías emergentes en cuanto a la necesidad de "armonizar crecimiento con igualdad o acceso al bienestar".

El activista de Oxfam llama la atención sobre el hecho de que varias de estas economías menos desarrolladas pero pujantes "están contribuyendo con varios de los rescates que va a haber en Europea", algo que consideró "históricamente novedoso" e importante para reconducir una salida de la crisis de manera sensible.

"Yo creo que tienen tanto la autoridad para exigir una mayor democratización de la estructura financiera internacional" como la posibilidad de "mostrar que es posible conciliar crecimiento económico (...) con la agenda de combatir la desigualdad, que es el gran pendiente", apuntó.

Finalmente, Zarco celebró que Los Cabos vaya a ser, probablemente, "la reunión del G20 más transparente y más participativa" gracias al espacio que ha dado la presidencia mexicana a las ONG.

La gran duda será saber cuántos de los mensajes entregados por las organizaciones quedan plasmados en la declaración final y son asumidos por los líderes, como ocurriera en Cannes-2011.

HASH(0x9b91704)

Alberto Cabezas