La Unión Europea criticó hoy la falta de ambición del documento que Brasil ha propuesto para las negociaciones finales de la Conferencia de la ONU sobre Desarrollo Sostenible Río+20.

"Aunque hay cosas buenas en él, el texto no parece que cumpla con la ambición que se necesita ni con los resultados concretos que el Consejo Europeo pedía para desarrollo sostenible y una economía verde inclusiva", señala un comunicado difundido en Río por el comisario europeo de Medio Ambiente, Janez Potocnik.

La Unión Europea afirmó que le gustaría ver "metas y objetivos con cronogramas concretos" y mecanismos de control para medir los progresos.

El comunicado también aseveró que la UE "trabaja duro" para conseguir cumplir los desafíos que la humanidad enfrenta, como el aumento de población en conjunto con la degradación de los ecosistemas.

El grupo europeo incidió que "todavía hay tiempo para mejorar las oportunidades de lograr un resultado positivo, con buena voluntad de todos" los negociadores.

El objetivo del Gobierno brasileño es concluir mañana las negociaciones en torno al texto criticado por la UE, en la antevíspera del inicio de la cumbre que va a reunir a un centenar de jefes de Estado y de Gobierno.

Brasil presentó su propuesta el sábado, que contempla un texto cerrado y condensado, después de que el viernes concluyese sin acuerdo el período previsto para las negociaciones previas a la cumbre.

La ministra de Medio Ambiente de Brasil, Izabella Teixeira, defendió hoy la propuesta presentada por Brasil y aseguró que el borrador que se manejaba hasta el viernes era "demasiado abierto" para llegar a un acuerdo.

"Brasil presentó un texto e intentó buscar las convergencias. Si la Unión Europea cree que es poco ambicioso, lo que les toca es trabajar duramente para lograr un acuerdo", dijo Teixeira en declaraciones a Efe.