La Iglesia católica de El Salvador advirtió hoy de las "consecuencias desastrosas" que puede generar el enfrentamiento entre los poderes Legislativo y Judicial por la declaración de inconstitucionalidad de 20 magistrados.

El obispo auxiliar de San Salvador, Gregorio Rosa Chávez, instó a ambos órganos a poner "una fuerte dosis de humildad" para resolver el conflicto, que el Parlamento acordó el jueves llevar a la Corte Centroamericana de Justicia (CCJ), con sede en Managua.

"Nos debatimos en una crisis institucional que puede tener consecuencias desastrosas", recalcó Rosa Chávez en una rueda de prensa después de la misa en la catedral de la capital salvadoreña.

El prelado señaló que en este conflicto hay unos intereses "legítimos" y otros "indefendibles", pero no mencionó a qué sectores políticos o económicos corresponden.

"Se hace necesario ahora, en ambas partes en conflicto, una fuerte dosis de humildad y de sincero sentido patriótico" para hallar una solución, apuntó.

El Parlamento acudirá a la CCJ tras no acatar los fallos mediante las cuales, el pasado día 5, la Sala de lo Constitucional de la Corte Suprema de Justicia (CSJ) declaró inconstitucional la elección de 10 magistrados propietarios y suplentes hecha en 2006 y el 24 de abril pasado.

Los magistrados electos en abril deben asumir el 1 de julio próximo para el período 2012-2021 y los de 2006 tienen mandato hasta 2015.

La Constitución salvadoreña establece que cada tres años debe renovarse un tercio de la CSJ, integrada por 15 magistrados propietarios y sus suplentes, que cumplen así períodos escalonados de nueve años, pero no fija en qué legislatura debe ser la elección.

Rosa Chávez dijo percibir que entre los sectores de opinión "la mayoría valora el papel de la actual Sala de lo Constitucional porque por primera vez en muchos años ha mostrado independencia frente a los otros poderes del Estado".

"Esto no significa que sea infalible, pero ya era tiempo de que esta instancia se hiciese respetar", subrayó.

"Estamos malacostumbrados a manosear a esta Sala; de repente descubrimos que hay magistrados que intentan hacer las cosas bien por primera vez en mucho tiempo y esto es muy digno de alabanza", pero "también decimos que a lo mejor hay algún error" en sus fallos, insistió el obispo auxiliar.

Sobre los intereses políticos o económicos que podrían estar detrás del conflicto, Rosa Chávez expresó que "si los hay, ¿cuáles son intereses legítimos?, ¿cuáles son intereses indefendibles?".

Comentó que "quienes están acostumbrados a manejar el país a nivel económico y tenían magistrados totalmente serviles no se sienten cómodos", mientras que quienes "han hecho de la política un negocio y no un servicio tampoco están contentos".

Por otra parte, la no gubernamental Iniciativa Social para la Democracia (ISD) anunció que demandará al Parlamento ante la CCJ por no acatar los fallos, según publicó este domingo El Diario de Hoy.

"Ya tenemos lista la demanda" para presentarla en los próximos días, dijo Ramón Villalta, director ejecutivo de ISD, una de las organizaciones civiles que interpusieron los recursos de inconstitucionalidad sobre los cuales falló la Sala.

Una de las competencias de la CCJ, según su estatuto, es "conocer y resolver a solicitud del agraviado de conflictos que puedan surgir entre los poderes u órganos fundamentales de los Estados, y cuando de hecho no se respeten los fallos judiciales".