Julio César Chávez Jr. se recuperó de un comienzo lento causado por calambres en las piernas y castigó fuertemente a Andy Lee, venciéndole por nocáut técnico a los 2:21 del séptimo asalto para retener la corona mundial mediana del CMB.

Un uppercut de derecha de Chávez le sacudió la cabeza a Lee y Chávez conectó seguidamente una avalancha de golpes antes que el árbitro Laurence Cole frenase el combate.

"Yo comencé estudiándole", dijo Chávez. "Vi que no tenía nada, y me lancé".

"Él es fuerte, joven, alto", agregó el mexicano. "Me dio con todo lo que tenía, pero no me pudo hacer nada".

Chávez comenzó tentativo, y no lanzó su primer golpe hasta los 75 segundos del asalto inicial, y fue mayormente superado por Lee (28-2), un retador más alto que los rivales previos de Chávez. Pero a partir del tercer asalto, el campeón mexicano comenzó a acosar a Lee, vapuleándole con contragolpes de derecha al cuerpo y el rostro.

En el quinto asalto, Chávez se mofó abiertamente del poder de Lee, bajando la guardia, sonriendo burlonamente y fingiendo que se tambaleaba. De ahí en adelante, su fuerza puso a Lee en retroceso, y Chávez le castigó con ganchos de izquierda al cuerpo y uppercuts de derecha a la cabeza.

"No pude contenerle", dio Lee. "Fue demasiado fuerte".

El segundo de Lee, Emmanuel Steward, estuvo de acuerdo con su púgil. "Junior peleó una pelea inteligente. Él es muy fuerte. Pasó la prueba".

Chávez atribuyó su inicio tentativo a calambre en las piernas.

"No me había sucedido en unos tres años. La última vez fue en Ciudad Juárez", dijo. "Pensé que no iba a durar los 12 asaltos".

Con la victoria, Chávez (46-0-1, 32 KOs) se colocó en posición para una pelea de unificación del cetro contra el argentino Sergio Martínez, reconocido como el campeón de la división.

"Martínez se mueve mucho", dijo Chávez, que agregó que va a tener que trabajar en esa pelea.