Los incendios forestales que azotan el sur de Grecia parecían amainar el domingo, pero algunas rachas de viento impulsaban el fuego ocasionalmente y el peligro estaba lejos de terminar, dijeron las autoridades.

En Grecia son comunes los incendios de arbustos y árboles en los meses calurosos y secos del verano. En 2007, más de 60 personas murieron cuando los incendios quemaron los bosques del sur del país.

El ministro de Protección Cibil Eleftherios Economou dijo que más de 30 incendios se desataron en todo el país el sábado, pero que la mayoría fueron controlados. Se cree que son altas las probabilidades de nuevos incendios luego de varios días de temperaturas altas seguidas por vientos fuertes en la mayor parte de Grecia.

Un incendio importante al sur de Atenas, que ha quemado unas 2.000 hectáreas (5.500 acres) de bosques y otros tipos de vegetación, destruyó 15 casas y dañó parcialmente otras 100, dijeron las autoridades. Tres bomberos resultaron heridos al luchar contra las llamas el sábado.

Más de 180 bomberos y soldados, junto con varios voluntarios locales, estaban utilizando más de 120 vehículos para luchar contra las llamas, que ardían en una zona poco poblada al sur de la capital.

El departamento de bomberos dijo que las autoridades también estaban utilizando tres aviones y helicóptero, todos con cisternas, para arrojar agua sobre el fuego.