El Instituto Internacional de Finanzas (IIF), principal asociación banquera mundial, advirtió hoy de que la ayuda europea a España deja a la eurozona con fondos insuficientes en el caso de que necesite asistir a un país grande.

En su informe mensual, el IIF señaló que con la decisión de Europa de poner un máximo de 100.000 millones de euros a disposición del sistema financiero español, los fondos de rescate de la eurozona se reducen a un máximo de 351.000 millones de euros.

"Eso significa que tras prometer 100.000 millones para los bancos españoles, los fondos de rescate de la eurozona, tal y como están autorizados y estructurados ahora, serán suficientes para ayudar a una economía pequeña como Chipre, pero difícilmente para lidiar con cualquier país grande", señaló la asociación con sede en Washington.

Los 351.000 millones de euros a los que se refiere el IIF son la suma de los 107.000 millones a los que podrá acceder el Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE) en el periodo entre julio y octubre, y los 248.000 millones en recursos no utilizados del Fondo europeo de estabilidad financiera (FEEF).

En noviembre, añade el informe, los fondos aumentarán a 461.000 millones de euros, dado que los miembros de la eurozona realizarán contribuciones adicionales de capital al MEDE, pero esa capacidad volverá a reducirse a 320.000 millones en junio de 2013, cuando cierre el FEEF y desaparezcan sus recursos.

Los 500.000 millones de euros de capacidad prestataria que aspira alcanzar el MEDE sólo llegarán a principios de 2014, cuando reciba los 80.000 millones acordados en contribuciones de capital, aunque "si la crisis requiere acciones más rápidas, el MEDE podría decidir acelerar el desembolso" de capital, reconoce el instituto.

El IIF, que agrupa a más de 450 de las grandes entidades financieras privadas de todo el mundo, alertó de la necesidad de más claridad en torno a la solicitud de fondos comunitarios para ayudar a la banca española, aunque "será positivo para el sector bancario español si se implementa por completo".

"Los inversores han quedado desalentados por la inconsistencia de las declaraciones públicas de funcionarios españoles y europeos sobre la naturaleza y el grado de condicionalidad y supervisión adjuntos al préstamo", indica el documento.

Además, el instituto calcula que la canalización de la ayuda a través del Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB), en lugar de ser inyectada directamente a las entidades que lo necesiten, aumentará la deuda soberana de España en un 10 por ciento, hasta el 90 por ciento del PIB, a finales de este año.

"El aumento en la carga de la deuda soberana de España da validez a las preocupaciones de los inversores sobre el vicioso vínculo entre una débil deuda soberana y los balances de los bancos", afirma el IIF.

"Permitir que el FEEF/MEDE recapitalizara directamente los bancos necesitados habría cortado esos ciclos negativos al ayudar a las entidades sin añadir más presión a la deuda soberana", añade la institución, que aboga por avanzar hacia una "unión bancaria" en Europa.

El Gobierno español prevé publicar esta semana las necesidades de capital de la banca según la valoración independiente de los balances del sector que han realizado la consultora alemana Roland Berger y la estadounidense Oliver Wyman.

En el mercado se cree que el sector financiero español podría necesitar entre 60.000 y 70.000 millones de euros para superar las pruebas de estrés elaboradas por las consultoras.

Esta cantidad está por encima de los 40.000 millones que el Fondo Monetario Internacional (FMI) calculó que necesitaría la banca española, pero por debajo de los 100.000 millones máximos puestos a disposición por la Unión Europa.