Dos ONGs defensoras del medio ambiente se manifestaron hoy en Río de Janeiro para pedir que se ponga fin a los subsidios a los combustibles fósiles, con motivo de la Conferencia de la ONU sobre Desarrollo Sostenible Río+20.

Decenas de personas extendieron sobre la arena de la turística playa de Copacabana una pancarta de grandes proporciones que simulaba un billete de un trillón de dólares, cantidad que, según los organizadores, es la que los Gobiernos destinan anualmente a subsidios para combustibles fósiles.

El cartel de unos 20 metros de largo por 10 de ancho colocado sobre la arena por las ONGs Avaaz y 350.org rezaba en inglés: "Un trillón de sucios dólares" y "un millón de personas dicen: convierte este trillón en verde".

Los organizadores explicaron que este es el colofón a una campaña de recogida de un millón de firmas en todo el mundo contra el uso del dinero de los impuestos para pagar a empresas que producen energías contaminantes del medio ambiente.

El director de Campañas de Avaaz, Pedro Abramovay, dijo a Efe que quieren que los Gobiernos usen el trillón de dólares que se gastan en subsidios a los combustibles fósiles en el fomento de energías alternativas.

"Se dice que las energías sostenibles son caras, pero son caras porque los Estados están pagando para que el petróleo sea barato", explicó Abramovay.

El activista afirmó que la única posibilidad de evitar la "catástrofe gigantesca que se aproxima" es que los Gobiernos inviertan en energías alternativas.

"La Conferencia Río+20 es una oportunidad increíble para que consigamos reformar el planeta, pero muchas personas ya están diciendo que la cumbre fracasó antes de que comience", aseveró el director de Campañas de Avaaz.

Para Abramovay, si la cumbre fracasa será "un desastre para el planeta, el multilateralismo y de la idea de que la gente puede resolver las cosas conversando".

El activista dijo que aunque muchos países ya apoyan la medida "nunca definieron un plan de acción", con metas y plazos.

"El Gobierno brasileño dijo que esta sería la reunión más abierta para la sociedad civil y un millón de personas estamos pidiendo que no den más dinero a los proveedores de petróleo, así que ahora los líderes deben incluir esto en sus agendas", concluyó.

La cumbre de la Río+20 se celebrará entre los próximo miércoles y viernes y contará con la presencia de al menos un centenar de jefes de Estado y de Gobierno, según la ONU y el Gobierno brasileño.