Los colegios electorales en Egipto abrieron hoy en la última jornada de votación de los comicios presidenciales, en los que se baten el islamista Mohamed Mursi y el general retirado Ahmed Shafiq, último primer ministro del régimen de Hosni Mubarak.

Los centros electorales comenzaron a funcionar a las 08.00 hora local (06.00 hora GMT), informó la televisión estatal egipcia.

Unos 51 millones de ciudadanos están convocados a las urnas para elegir al primer presidente en democracia de Egipto en esta segunda vuelta de las presidenciales, cuya primera ronda se celebró el 23 y 24 de mayo.

El canal estatal mostró imágenes de colas de votantes en colegios en Suez (este) y en la provincia de Guiza, que abarca parte de El Cairo.

Más de 14.000 jueces supervisan el proceso en los 13.100 colegios electorales de todo el país.

Durante el día ayer, el primero de la segunda vuelta, la afluencia de electores fue relativamente menor que en la primera ronda de hace tres semanas en distintos barrios de El Cairo, con escasas filas de personas esperando para depositar su papeleta y soportando las altas temperaturas diurnas.

La votación transcurre en un momento de incertidumbre política después de que la Junta Militar decidiera disolver la semana pasada el Parlamento, con mayoría islamista, al considerar inconstitucional la forma en que se eligió a un tercio de los diputados.

La decisión fue formalizada ayer por el Consejo Supremo de las Fuerzas Armadas, mientras que los Hermanos Musulmanes, cuya formación, Partido Libertad y Justicia, tenía la mayoría en el Parlamento, pidieron un referéndum sobre la decisión de los gobernantes castrenses.

En los últimos días, los Hermanos Musulmanes han alertado de un posible fraude en las presidenciales, por lo que han desplegado un gran número de delegados en los centros de votación, custodiados por la policía y el ejército.