La selección española se proclamó subcampeona de la Liga Mundial de waterpolo tras perder por 18-17 ante Croacia en la tanda de penaltis, a la que se llegó tras un empate a ocho en el tiempo reglamentario.

En el duelo por el bronce, Italia se impuso a Estados Unidos por 6-7.

El equipo de Rafa Aguilar jugó un excelente encuentro, plantando cara a Croacia, que ya había ganado a la selección española en la segunda jornada de la superfinal, y que no logró acumular rentas superiores a los dos goles.

España inauguró el marcador gracias a un lanzamiento de Marc Minguell un gran gol, pero la precipitación en ataque y algún pequeño desajuste defensivo permitió a Croacia irse al primer descanso con 2-1, tras anotar Sandro Sukno y Marko Jokovic.

En el ecuador del segundo período Croacia consiguió su máxima renta en todo el partido (4-2), pero Albert Español, uno de los jugadores más destacados del partido, firmó dos goles consecutivos que permitieron a la selección recuperar la igualada en el descanso, 4-4.

La igualdad se mantuvo en el tercer cuarto, que finalizó empate a 6, gracias al temple del combinado español que mantuvo la concentración pese a los dos penaltis que les señalaron en contra. Iván Pérez y, de nuevo, de Albert Español fueron los autores de los goles nacionales.

David Martín, boya del Barceloneta, anotó el 6-7 a falta de cuatro minutos para el final, lo que situaba a España en ventaja por segunda vez en todo el choque. Sin embargo, Croacia no desaprovechó sus dos jugadas de superioridad para recuperar la ventaja en el marcador por medio de Ihic y Boskovic, dejando el electrónico en 8-7.

Cuando todo parecía perdido David Martín acudió al rescate firmando el 8-8 con un excelente trallazo que enviaba el encuentro a la tanda de penaltis.

España empezó con buen tono. Pinedo detuvo el segundo lanzamiento a Croacia, obra de Marko Jokovic, y se colocó con ventaja. Sin embargo, en el cuarto lanzamiento del conjunto de Rafa Aguilar, Josip Pavic adivinó la intención a Guillermo Molina y devolvió las aguas a su cauce.

Desde este momento, una sucesión de 12 lanzamientos sin fallo por parte de ambos equipos puso la tensión al límite hasta que, cuando España buscaba el empate a 10, Pavic atajó el tiro de Mario García.

Esta parada dio el oro a Croacia y la plata en España por tercera vez en la historia de esta competición.

España iguala el resultado de 2002 y 2006 y deja excelentes sensaciones de cara a los Juegos Olímpicos de Londres.