El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, viaja hoy a Los Cabos (México) para participar en la cumbre del G20, foro en el que defenderá las reformas que ha emprendido España ante la crisis y subrayará la necesidad de que Europa dé pasos para proteger la unión monetaria y garantizar la estabilidad.

La prima de riesgo española cerró el viernes con un nuevo máximo desde la entrada del euro ante la incertidumbre de las elecciones griegas, cuyos resultados conocerá Rajoy en pleno vuelo hacia Los Cabos, donde entre el lunes y el martes se reunirán las principales economías del mundo y las potencias emergentes.

El Ejecutivo es consciente de que esos comicios son determinantes para la estabilidad de los mercados y espera que los socios europeos lancen un mensaje claro de apoyo al euro y a las deudas soberanas de países como España, que padece en primera línea el efecto contagio de la crisis griega.

Rajoy, que viaja acompañado del ministro de Economía, Luis de Guindos, ratificará el programa de su Gobierno en favor de la austeridad y las reformas estructurales y urgirá a la UE a dar pasos hacia una unión fiscal y bancaria que frene la especulación en los mercados, según han informado fuentes del Gobierno.

Llegará a su primera cumbre del G20 con el acuerdo del Eurogrupo para conceder a los bancos españoles un préstamo de hasta 100.000 millones de euros, pero también con nuevas exigencias del FMI, que el viernes le instó a subir el IVA y los impuestos especiales y le sugirió recortar salarios públicos, reducir cotizaciones a la seguridad social y eliminar la deducción por compra de vivienda.

En el marco de la cumbre podría tener lugar una reunión de los socios de la eurozona -España, Alemania, Francia e Italia- con el presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, y de la Comisión, José Manuel Durao Barroso, y un encuentro posterior de los europeos con el presidente estadounidense, Barack Obama, según han avanzado las fuentes del Ejecutivo.

Junto a Rajoy vuela también hoy su esposa, Elvira Fernández, que se suma por primera vez a un viaje oficial al extranjero y que participará en el programa que ha diseñado la Presidencia mexicana para los cónyuges de los líderes del G20.