Los depósitos bancarios en dólares de Argentina descendieron unos 547 millones de dólares durante la primera semana de junio, en medio de las restricciones que impone el Gobierno a la compra de divisas, informó hoy la prensa local.

Así, el total de depósitos privados en dólares administrado por los bancos ascendía el pasado 8 de junio a 9.879 millones de dólares, un 33 por ciento menos que el monto que reunía en noviembre pasado, cuando el Fisco estableció nuevos controles a la adquisición de divisas con el ánimo de evitar la fuga de capitales, según datos del Banco Central.

"El Gobierno está en una encrucijada: no observó que la incesante salida de depósitos en dólares erosionaba su intento de sostener las reservas del BCRA (Banco Central), además del impacto que las trabas tienen en la actividad económica", indicó la sociedad de bolsa Allaria Ledesma en un informe difundido por el diario bonaerense La Nación.

En noviembre pasado, el Fisco implementó un sistema por el cual valida las compras de dólares en base a la supuesta capacidad de ahorro del inversor.

Estos controles cambiarios se extendieron en las últimas semanas a la adquisición de paquetes turísticos y de inmuebles con créditos hipotecarios.

Esta semana, la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) excluyó el "ahorro" como alternativa de destino en su sistema de consulta para que un inversor sepa si está o no autorizado a comprar dólares en el mercado formal de divisas.

El sitio web de la AFIP quitó de sus formularios para hacer este tipo de consultas la opción de comprar dólares para destinar al atesoramiento, con lo que el inversor sólo puede consultar si está autorizado a adquirir moneda extranjera para viajar al exterior, comprar inmuebles, vehículos, maquinaria agrícola o industrial y equipamiento médico y científico, entre otros bienes.

En la práctica, las nuevas normas restringieron el acceso de muchos inversores al mercado cambiario formal, lo que hizo resurgir los circuitos informales de compraventa de divisas, un mercado ilegal donde el precio del dólar es entre un 25 y un 30 % más caro que el oficial.

Las restricciones cambiarias motivaron en los últimos días varias presentaciones judiciales por parte de inversores individuales que se vieron impedidos de comprar dólares en el mercado formal.

Asimismo, desde hace tres semanas se han sucedido protestas, en particular en algunos barrios de Buenos Aires, contra las restricciones cambiarias.

En tanto, el Banco Central argentino resolvió el jueves dar de baja a las entidades financieras la posibilidad de que éstas compren dólares en el mercado local con destino a comprar títulos en esa moneda en mercados del exterior.