La justicia chilena determinó en la tarde del sábado dejar en libertad al jugador del Sevilla y seleccionado nacional, Gary Medel, tras aceptar la restricción de no acercarse a su denunciante en un radio no inferior a 200 metros por espacio de un año.

Medel fue detenido en la madrugada de hoy, tras amenazar supuestamente de muerte a una persona a la entrada de un supermercado situado en el sector oriente de la capital chilena, desde donde fue detenido y trasladado hasta un cuartel de carabineros.

Pasado el mediodía, el futbolista fue llevado al Centro de Justicia de Santiago, ya que se habría confirmado la utilización de un arma y amenazas de muerte en contra de un conductor con quien tuvo una discusión.

Fuentes judiciales señalaron que presentados los antecedentes, la Fiscalía Centro-Norte determinó que Medel tiene "prohibición de acercarse" a Antonio Vega Escobar (el denunciante), quien le acusó de haberlo amenazado de muerte.

El jugador del Sevilla español quedó en libertad tras aceptar las condiciones impuestas por la autoridad, que además contempla la destrucción del arma de juguete, según la fiscalía, que existía en el vehículo en el que se movilizaba.

En la audiencia, el fiscal Paul Martinson acusó al jugador de haber amenazado a Vega con la frase "te voy a matar c..." y de haberle pegado una patada a la maletera de su automóvil.

En la cita judicial, tanto Medel como su acompañante, Pablo César Cortés, estuvieron esposados y sólo se remitieron a entregar sus datos personales y a aceptar las condiciones para quedar en libertad.

El abogado de Medel, Eugenio Merino, explicó que "lo menos grave para Gary era aceptar la medida, pero niega haber amenazado de muerte a Vega. Pero con la aceptación se evita una investigación que hubiese sido más engorrosa y complicada".

Por segunda vez en menos de quince días, Medel, que se encuentra de vacaciones en Chile, se vio involucrado en un engorroso percance.

El pasado 6 de junio, Medel y Eduardo Vargas, del Nápoles, fueron sorprendidos por la madrugada saliendo de una discoteca de Santiago, cuando la selección de Chile afinaba su preparación para el partido ante Venezuela en las eliminatorias de Brasil 2014, lo que significó su separación inmediata de la concentración.

En esta oportunidad, Medel se encontraba en pleno proceso de recuperación de un desgarro en el dorsal que le dejó fuera del partido que Chile ganó a Bolivia por 0-2 en La Paz, el pasado 2 de junio.