El volante Gary Medel, quien hace unas semanas fue separado de la selección chilena de fútbol por irse de juerga a una discoteca, fue detenido la madrugada del sábado por una riña, según informes policiales.

El jugador del Sevilla de España habría amenazado a otro individuo cuando se encontraba junto a otros amigos en el estacionamiento de un supermercado. El informe de la policía consignó que Medel no se encontraba bebido, mientras que el conductor que lo denunció se encontraba en estado de ebriedad.

Medel fue detenido y llevado a una comisaría policial a la espera que la tarde del sábado fuera trasladado a un tribunal a un control de detención.

Tras su comparencia junto al amigo que lo acompañaba durante el incidente, ambos fueron liberados tras aceptar la decisión del tribunal de no acercarse durante un año al denunciante de la presunta amenaza de muerte que le habría proferido Medel. El amigo de Medel, Julio César Cortés, habría amenazado con un arma al ebrio, pero la pistola resultó ser de juguete.

El abogado defensor del jugador, Eugenio Merino, explicó que "lo menos grave para Gary era aceptar la medida, pero niega haber amenazado de muerte a Vega. Pero con la aceptación se evita una investigación que hubiese sido más engorrosa y complicada".

Merino dijo que Antonio Vega, el acusador del futbolista, quien quedó detenido por conducir ebrio, había hostilizado reiteradamente a Medel.

Medel no formuló declaraciones.

"El Pitbull" Medel fue separado de la selección hace diez días después que rompió un compromiso con el técnico nacional Claudio Borghi y fue sorprendido de madrugada en una discoteca. Junto a él fue marginado el delantero Eduardo Vargas.

Medel estaba en recuperación de una lesión muscular en la espalda que lo dejó fuera del partido eliminatorio con Bolivia, pero se estimaba que estaría en condiciones de jugar el sábado pasado frente a Venezuela.