El volante del Sevilla y la selección chilena Gary Medel, fue detenido en la madrugada de este sábado, tras amenazar a una persona a la entrada de un supermercado en Santiago, según han informado los Carabineros.

Según el parte policial, el futbolista se vio involucrado en un confuso incidente a la entrada de un centro comercial, alrededor de las 6.30 horas (10.30 GMT), desde donde fue trasladado hasta un cuartel de carabineros donde aún permanece prestando declaraciones.

Medios radiales han señalado que Medel no se encontraba bajo los efectos del alcohol, pero la denuncia presentada por la persona con quién tuvo el altercado, determinó que fuera detenido.

El capitán de carabineros, Felipe Madariaza, señaló a los periodistas que el jugador pasará a un segundo control de detención lo que implica que podría quedar en el cuartel policial durante todo el fin de semana.

"Fue una discusión con otro conductor, el señor Gary Medel en compañía de otra persona. En primera instancia no hubo violencia y con respecto a las amenazas eso es materia de investigación", precisó Madariaza.

Por segunda vez en menos de quince días, Medel, que se encuentra de vacaciones en Chile, se ve involucrado en un engorroso percance.

El pasado 6 de junio, el jugador del Sevilla y Eduardo Vargas, del Nápoles, fueron sorprendidos por la madrugada saliendo de una discoteca de Santiago, cuando la selección de Chile afinaba su preparación para el partido ante Venezuela por la liguilla de clasificación a Brasil 2014, lo que significó su separación inmediata de la concentración.

En esta oportunidad, Medel se encontraba en pleno proceso de recuperación de un desgarro en el dorsal que le dejó fuera del partido que Chile ganó a Bolivia por 0-2 en La Paz, el pasado 2 de junio.

En Chile aún duele la expulsión en noviembre del 2011 de cinco jugadores de la selección que llegaron tarde a la concentración del equipo y con síntomas de haber consumido alcohol.

Los castigados fueron Arturo Vidal, Gonzalo Jara, Carlos Carmona, Jean Beausejour y Jorge Valdivia, que habían asistido al bautizo de una hija del éste último.

De ellos, sólo Arturo Vidal fue indultado por el técnico de la selección Claudio Borghi y los directivos de la Asociación Nacional de Fútbol profesional chilena.