Un hombre de 36 años ha matado en Ilsede (norte de Alemania) a sus cuatro hijos, de entre 5 y 12 años, y ha tratado posteriormente de suicidarse a causa de sus problemas conyugales, informó hoy la fiscalía en Hildesheim.

El hombre, que se encuentra gravemente herido y bajo custodia en un centro hospitalario, va a ser acusado por la muerte de los cuatro menores, a los que presuntamente mató aprovechando que su pareja se encontraba de vacaciones en el extranjero.

La policía de Ilsede, una localidad del estado federado de Baja Sajonia, fue alertada ayer por un familiar de la mujer, que tras recibir una confesión del crimen de su marido en un mensaje de texto, se puso en contacto con su familia.

Las fuerzas de seguridad localizaron a última hora de la tarde del jueves el cuerpo de la hija mayor, de 12 años, y a continuación los de los otros tres menores, todos varones de entre 5 y 9 años.

El sospechoso, que no ha podido ser interrogado por el momento a causa de las graves heridas que se produjo, dejó una carta de despedida, según la fiscalía.