Tres personas murieron y ocho resultaron heridas en violentos enfrentamientos registrados durante las últimas jornadas entre policías y manifestantes en el municipio de Salcedo (norte de la República Dominicana), informaron hoy fuentes policiales.

Dos de los fallecimientos se produjeron durante la madrugada de hoy como resultado de choques entre manifestantes y grupos de la fuerza pública enviados a ese municipio para controlar la situación.

Los fallecidos son Rafael Cáceres, de 30 años, cuyo cadáver fue encontrado en una casa en construcción de Salcedo con un impacto de bala y José Hernández Guzmán de 19 años, quien falleció mientras era intervenido quirúrgicamente en el hospital público del municipio.

Fuentes policiales confirmaron que abrieron una investigación sobre estos incidentes y precisaron que en el caso de Rafael Cáceres sus compañeros trataron de trasladarlo al hospital, pero al morir lo dejaron abandonado en la casa en construcción.

Las dos víctimas de hoy se suman a Jonathan Paulino, quien falleció el miércoles tras recibir un disparo en el rostro cuando observaba desde el patio de su residencia los enfrentamientos entre manifestantes y agentes de la Policía Nacional.

Seis de los heridos, a quienes les fueron ocupadas seis armas de fuego, son integrantes de un grupo que se resiste a una tregua en las protestas, según la Policía.

También dos agentes de ese cuerpo figuran entre los heridos en los enfrentamientos, en los que se ha detenido a varias decenas de personas.

Las protestas comenzaron el miércoles para exigir que sea puesto a disposición de la Justicia un agente de la Policía a quien grupos populares de la zona acusan de matar el 14 de mayo al deportista Héctor Medina.

El jefe de la Policía Nacional, José Armando Polanco Gómez, dijo hoy que los organizadores de las protestas son "unos anarquistas que irrespetan las normas", informó la emisora Z-101 en su página digital.

Acusó al coordinador del Frente de Amplio de Lucha Nacional (FALPO) en Salcedo, Darío Antonio Camilo Ortega, de haber convocado el miércoles una protesta en la que los manifestantes se enfrentaron a la Policía con armas largas y de otro tipo.

"Llamamos a los pobladores de Salcedo a mantener la calma y a no dejarse provocar por ese grupúsculo que quiere irrumpir la paz en la provincia", señaló a la emisora.

Dos generales de la Policía fueron enviados ayer a buscar una conciliación que ponga fin a los incidentes y se celebró una reunión en la que participaron también representantes de la Iglesia católica y de la Administración, pero un grupo de manifestantes se opuso al acuerdo y decidió continuar con la protesta.