El canciller ruso afirmó el viernes que su país no está discutiendo un futuro de Siria sin el presidente Bashar Assad tal como sostuvo Estados Unidos, en la más reciente discrepancia entre ambos países sobre el sangriento conflicto sirio.

Serguei Lavrov negó el jueves una declaración de la portavoz del Departamento de Estado norteamericano Victoria Nuland de que Rusia y Estados Unidos "siguen hablando sobre una estrategia de transición post-Assad".

Lavrov, que se reunió con el subsecretario del Departamento de Estado William Burns en Kabul el jueves, sostuvo que Rusia cree que corresponde a los sirios determinar el futuro de su país y agregó que nadie debería inmiscuirse.

"No es cierto que estemos discutiendo el futuro de Siria después de Bashar Assad", afirmó Lavrov después de conversar en Moscú con su correspondiente iraquí. "No estamos lidiando con un cambio de régimen, ni mediante la aprobación de acciones unilaterales en el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, ni participando en conspiraciones políticas".

La secretaria de estado norteamericana Hillary Rodham Clinton ha sido cada vez más crítica de la negativa rusa a tomar medidas mas enérgicas con Siria, aunque sus acusaciones de que Rusia intensificó "notablemente" la crisis en Siria perdió fuerza el jueves cuando el Departamento de Estado admitió que los helicópteros de que acusó a Moscú de haber enviado a Siria eran aparatos reacondicionados que ya pertenecían al régimen de Assad.

Pese a las presiones de occidente, Rusia, junto con China, ha salvado dos veces a Siria de sanciones internacionales que otros países querían aplicarle por la violenta represión de Assad a los manifestantes de oposición que, según estos, ha dejado ya 13.000 muertos.

Lavrov afirmó que una conferencia internacional sobre Siria que Rusia había propuesto debería enfocarse en persuadir a las partes interesadas en Siria a conversar. Agregó que una reunión del 30 de junio sobre Siria en Ginebra, propuesta por la ONU y el enviado especial de la Liga Arabe a Siria, Kofi Annan, deberían buscar el mismo objetivo. Advirtió además que Rusia se opondrá a todo intento por usar la conferencia para determinar el futuro de Siria.