El Ministerio de Asuntos Exteriores ruso reconoció hoy haber reparado helicópteros que había vendido hace años al Ejercito sirio y negó nuevos suministros de aeronaves militares a Damasco.

"En lo que se refiere a helicópteros, anteriormente se realizó la reparación planificada de la tecnología suministrada a Siria hace muchos años", aclaró la cancillería rusa en un comunicado.

El Departamento de Exteriores negó "nuevos suministros de helicópteros militares" y agregó que "toda la cooperación militar con Siria se limita a la transferencia de armamento defensivo".

Rusia reiteró así su respuesta a las acusaciones vertidas el pasado martes por la secretaria de Estado de EE.UU., Hillary Clinton, que aseguró que Rusia está enviando helicópteros militares a Siria.

Su homólogo ruso, Serguéi Lavrov, respondió al día siguiente que Moscú no ha vendido "ningún arma en contra de las leyes internacionales a Siria" y acusó a Washington de enviar armas a los grupos de oposición sirios.

Mientras, Rusia insiste en que seguirá enviando a Damasco armamento defensivo, como sistemas de defensa antiaérea, que permita a Siria responder a un ataque desde el exterior.