Reporteros Sin Fronteras (RSF) denunció hoy el reciente asesinato del reportero mexicano Víctor Báez y solicitó a los líderes de los países que la próxima semana acudirán a México para la cumbre del G20 que cuestionen a las autoridades mexicanas por el "fracaso" del Estado de derecho y de las libertades.

"Este tema no puede ser ocultado durante las discusiones que tendrán lugar en Los Cabos y ante la proximidad de las elecciones federales del 1 de julio", declaró la organización en su comunicado, en referencia a esa cita internacional de los próximos 18 y 19 de junio.

Báez fue secuestrado el pasado miércoles y un día después su cuerpo fue encontrado en Xalapa, capital del Estado de Veracruz, con un mensaje firmado por el grupo paramilitar Los Zetas que decía: "Eso les pasa a quienes traicionan y se quieren pasar de listos".

El reportero era editor de la sección policial del semanario "Milenio" e integrante del consejo editorial del portal de noticias "Reporteros Policíacos", y su labor, según RSF, estaba reconocida a nivel local y nacional.

Su asesinato se suma al de otros dos periodistas en los dos últimos meses en ese mismo Estado, y eleva a nueve el número de reporteros que han sido matados allí desde la investidura del gobernador Javier Duarte en 2010.

La investigación de este caso y de los precedentes está a cargo de la Procuraduría General de la República, añadió RSF, en cuya opinión este asesinato vuelve a poner a prueba la nueva legislación que "federaliza" los crímenes y delitos que atentan contra la libertad de informar o el ejercicio del periodismo.

Esa ley fue aprobada el pasado marzo por la mayoría de los estados mexicanos y por lo tanto puede ser aplicada, subrayó la organización, que recordó que el gobierno de Veracruz ha anunciado la puesta en vigor a partir del próximo miércoles de mecanismos de protección para los periodistas.