El Gobierno noruego anunció hoy la compra de los dos primeros cazas estadounidenses F-35 Lightning II Joint Strike Fighter (JSF), en el que será el mayor proyecto de contratación pública en la historia de este país escandinavo.

Noruega gastará 60.000 millones de coronas (8.000 millones de euros) en comprar 52 F-35 para sustituir su flota de antiguos F-16.

La decisión fue anunciada después de que Estados Unidos confirmó su apoyo a la integración del misil noruego Joint Strike Missile (JSM) en el proyecto de desarrollo y producción del JSF, en el que colaboran varios países desde 2002.

El apoyo fue confirmado por carta por el ministro estadounidense de Defensa, Leon Panetta, a su colega noruego, Espen Barth Eide, según señaló éste último hoy en un comunicado.

"Esto abre la posibilidad de que varios países socios puedan adquirir el JSM. Por eso voy a comenzar el proceso para preparar la última fase de su desarrollo", dijo Eide, que estimó su valor de venta potencial entre 20.000 y 25.000 millones de coronas (entre 2.700 y 3.300 millones de euros).

Eide habló de "hito" en la participación noruega en el programa del F-35, que constituye la "piedra angular" en su sistema de defensa preventivo.

Los dos primeros cazas F35 le serán entregados a Noruega en 2015, un año antes de lo previsto, según el comunicado.

El Gobierno noruego había elegido en noviembre de 2008 este modelo para renovar su flota en detrimento del JAS-39 Gripen del consorcio sueco SAAB, una decisión que no fue bien recibida en el país vecino.