La Unión Europea (UE) aprobó hoy las disposiciones por las que vetará la exportación a Siria de numerosos artículos de lujo, una decisión que los ministros de Exteriores del bloque acordaron en abril pasado, pero que no se había concretado.

Las nuevas medidas restrictivas, adoptadas en respuesta al tren de vida de la familia del presidente sirio, Bachar al Asad, entrarán en vigor el próximo domingo, informó el Consejo de la UE en un comunicado.

Además, se amplían las restricciones a la venta de material que pueda ser usado para la represión gubernamental.

El acuerdo de los Veintisiete para prohibir la venta de bienes de lujo se alcanzó después de que una serie de correos electrónicos desvelase cómo el clan Al Asad seguía gastando miles de euros en exclusivos artículos a pesar del conflicto en el país.

Esas comunicaciones, publicadas por el diario británico "The Guardian", mostraban compras por internet de objetos de diseño, como candelabros y mesas procedentes de París por parte de la esposa del presidente, Asma.

Los correos desvelaron también que el propio Al Asad usaba una dirección estadounidense para saltarse las sanciones de Washington y conectarse a páginas de entretenimiento en su tableta electrónica y descargar música.

En la decisión de hoy, la UE define qué artículos en concreto estarán sujetos a la prohibición.

Aunque la lista completa no se ha dado a conocer, entre ellos figuran alimentos como caviar y trufas, vinos y otras bebidas alcohólicas con un precio superior a 50 euros por litro, artículos de peletería de más de 200 euros y zapatos de más de 600.

También se incluyen joyas, relojes de lujo y vehículos con un precio superior a 25.000 euros.

En el caso de los llamados "productos de uso doble" -que pueden ser utilizados en la represión-, la UE amplió hoy la lista de artículos vetados o sujetos a una autorización especial.

Entre los prohibidos figuran máscaras antigás, ciertos productos químicos y equipos para su producción, así como toxinas y otros agentes patógenos.

Mientras, estarán obligados a una autorización expresa para la exportación otros como ciertos equipos de laboratorio y tecnología y software.

"En la actual situación, la UE debe mantener la presión sobre el régimen sirio. Las sanciones europeas apuntan a los responsables de la horrible represión y violencia contra la población civil", señaló hoy en un comunicado la jefa de la diplomacia comunitaria, Catherine Ashton.

Según Ashton, las sanciones aprobadas han sido "cuidadosamente calibradas" para no afectar al pueblo sirio.