La Comisión Europea afirmó hoy que "no hay razones para cuestionar" al comisario europeo de Competencia, Joaquín Almunia, después de la petición de dimisión lanzada ayer por varios dirigentes del PP, que alegaban falta de lealtad con España.

"No hay ninguna razón para cuestionar a Almunia ni su lealtad", afirmó la portavoz de la CE, Pia Ahrenkilde, al ser preguntada sobre los planes del presidente del Ejecutivo comunitario, José Manuel Durao Barroso, respecto a esa petición de dimisión.

Almunia y el presidente del gobierno, Mariano Rajoy, se han reunido hoy en Madrid para tratar las ayudas a la banca española, una reunión acordada hace varios días.

"La reunión entre Almunia y Rajoy en Madrid ha versado sobre cuestiones generales bancarias, no ha ido sobre otra cosa", aclaró Ahrenkilde, negando que el futuro de Almunia como comisario haya centrado la conversación en La Moncloa.

La portavoz comunitaria destacó que "la CE es una institución independiente de los gobiernos" y que, por ello, "ningún país puede pedir en términos generales a un comisario que dimita".

Esta es la primera reacción desde la Comisión Europea sobre la petición de dimisión para Almunia solicitada ayer jueves por diputados y miembros del Partido Popular este jueves, quienes alegaron que el comisario no defendía a España en la cuestión de la ayuda europea a la banca.

El propio Almunia ha declinado hacer comentario alguno sobre la cuestión.

El encuentro entre el presidente del gobierno y el vicepresidente de la CE se ha producido seis días después del acuerdo del Eurogrupo para ayudar a los bancos españoles en crisis con hasta 100.000 millones de euros.

La supervisión de las ayudas a la banca a cambio de una reestructuración de las entidades auxiliadas es una tarea que compete al departamento que dirige Almunia.

Tras esa decisión, el miembro español de la Comisión Europea ha realizado en los últimos días declaraciones a varios medios de comunicación en Bruselas explicando detalles de la ayuda y de la legislación comunitaria.