El presidente de la República italiana, Giorgio Napolitano, y su homólogo alemán, Joachim Gauck, aseguraron hoy tras reunirse en Roma que no ven "el peligro de la creación de una Europa de dos velocidades".

El presidente alemán, que llegó hoy en su primera visita oficial a Italia tras su elección el pasado 18 de marzo, afirmó que desde su punto de vista no habrá una Europa de dos velocidades, pero instó a los países europeos "a realizar las reformas necesarias" para salir de la actual fase.

Gauck precisó que desde Alemania "nunca ha surgido ninguna declaración sobre la posibilidad de una Europa de dos velocidades".

Por su parte, también Napolitano insistió en que "no hay peligro de una separación entre el norte y el sur de Europa".

"El peligro es que Europa no tome las decisiones necesarias para una mayor integración y para superar la crisis de la eurozona", agregó.

El jefe de Estado italiano explicó que "lo que puede suceder es que varios países avancen más que otros" y recordó el ejemplo de la entrada en el euro, al que los países se sumaron poco a poco.

El presidente alemán no quiso manifestarse sobre si Italia ha realizado las reformas suficientes, mientras que Napolitano consideró que el actual Gobierno de Mario Monti "nunca ha dicho que haya terminado su trabajo", y agregó que "se necesitan otras reformas, aunque las hasta ahora adoptadas han devuelto la credibilidad a Italia".