LeBron James necesitaba algo de ayuda; Dwyane Wade y Chris Bosh se la dieron.

El Heat de Miami por fin volvió a descubrir la fórmula para ganar, por poco, en la final de la NBA.

James anotó 32 puntos, Wade se recuperó de un pobre primer partido con 24, y el Heat consiguió una enorme y temprana ventaja antes de resistir un furioso repunte del Thunder en el último cuarto para vencer el jueves 100-96 a Oklahoma City en el segundo partido y empatar la serie a un triunfo por bando.

"Habíamos jugado muy bien en los primeros 36 minutos para permitir que este se nos escabullera", dijo James. "Simplemente queríamos hacer una o dos jugadas más que ellos y salir con una victoria y lo conseguimos".

Bosh embocó 16 puntos y capturó 15 rebotes en su regreso a la alineación titular para el Heat, que rompió una racha de cuatro derrotas consecutivas en finales con su primera victoria desde el tercer juego contra Dallas el año pasado.

"Hemos estado abajo. Hemos resistido remontadas. Lo bueno de esto es que cuando ellos anotaron no agachamos la cabeza. Simplemente volvimos a la ofensiva y comenzamos a cumplir", añadió James. "Es un gran equipo el que enfrentamos. Así que vamos a necesitar cada esfuerzo, cada jugada, y se va a necesitar que se consuma todo el tiempo hasta que el reloj llegue a cero para conseguir una victoria".

Ahora se dirigen a casa para albergar el domingo el tercer juego, y los dos siguientes después de eso, y saben que no tendrán que escuchar a los ruidosos aficionados del Thunder de nuevo — por no hablar de todos sus críticos — si ganan los tres.

Miami desperdició una ventaja de 13 puntos en el primer partido y parecía encaminarse a repetir el segundo juego de la final del año pasado, cuando dilapidó una ventaja de 15 puntos en su estadio.

No en esta ocasión.

"Este es un buen equipo y no queríamos estar 2-0 abajo", dijo Bosh. "Sabemos que para cumplir nuestro objetivo tenemos que ganar como visitantes. Somos un buen equipo como visitantes. Lo hemos hecho antes. Ellos representaban un gran reto debido a que no habían perdido hasta hoy. Pero sentíamos que habíamos dejado escapar el primero y que podíamos jugar mucho mejor en el segundo partido".

Kevin Durant anotó 32 puntos para el Thunder, pero falló un tiro cuando quedaban 9,9 segundos después de al parecer golpearse con James. Esa canasta hubiera empatado un partido en el que el Thunder siempre estuvo en desventaja. Russell Westbrook terminó con 27 puntos, ocho rebotes y siete asistencias, pero embocó 10 de sus 25 tiros de campo.

La serie se encuentra empatada 1-1 y el tercer partido se jugará el domingo en Miami.