El presidente de Guatemala, Otto Pérez Molina, afirmó hoy que su Gobierno seguirá insistiendo en un Estatus de Protección Temporal (PTS, por su sigla en inglés) para los miles de emigrantes de este país centroamericano que viven en Estados Unidos.

"Vamos a seguir en esa lucha para que se tenga el beneficio del TPS", dijo Pérez Molina en el marco de una rueda de prensa, al ser consultado sobre la decisión del presidente de EE.UU., Barack Obama, de detener las deportaciones de unos 800.000 jóvenes, en su mayoría hispanos, que eran menores de edad cuando llegaron a ese país.

El mandatario guatemalteco comentó que la Cancillería ya le informó acerca de la medida anunciada por Obama.

Sin embargo, "para nosotros como Guatemala seguimos esperando la resolución que deben tomar en relación al TPS que hemos solicitado", manifestó.

Pérez Molina dijo que su canciller, Harold Caballeros, estuvo esta semana en Estados Unidos y "volvió a insistir en el tema del TPS", y le explicaron que lo siguen considerando y que no ha sido desechada la petición.

"Nos piden (EE.UU.) que tengamos paciencia y que en cualquier momento puede ser resuelto. Lo importante que hemos visto es que no ha habido una respuesta negativa", subrayó.

En Estados Unidos, según la Cancillería, viven 1,3 millones de guatemaltecos, el 60 % de ellos en condición de indocumentados.

Según la secretaria de Seguridad Nacional, Janet Napolitano, las deportaciones de jóvenes que ingresaron a Estados Unidos cuando eran niños y que cumplan requisitos específicos se postergará por dos años, y que en ese período los inmigrantes podrán obtener permisos de trabajo.

Mientras, las deportaciones de inmigrantes guatemaltecos continúa en aumento, según las autoridades.

El portavoz de Migración, Fernando Lucero, dijo a medios locales que en lo que va de 2012 han sido deportados 17.860 guatemaltecos, mientras que en el mismo periodo de 2011 la cifra fue de 13.855.