El ex alcalde de Nueva York, Rudolph Giuliani, criticó el viernes en este balneario políticas como planes implantados por el gobierno colombiano de entregar casas gratis a personas de bajos recursos sin pedirles nada a cambio.

Giuliani, es uno de los invitados al congreso anual de la Cámara Colombiana de la Construcción (Camacol), que comenzó la víspera y concluye en la jornada en Cartagena, 650 kilómetros al norte de Bogotá.

"Yo no creo que nunca sea efectivo" ese tipo de políticas, dijo el ex alcalde. "Darles las cosas y que no hagan algo en retorno. Creo que esto es un irrespeto primero (a) la gente, esto toma algo de la dignidad humana", agregó Giuliani en una conferencia de prensa al hablar en inglés con traducción oficial al español.

"Diría que si se les va dar vivienda hay que requerirles que se ocupen (de mantenerla), que la mejoren un poco", añadió el ex alcalde (1994-2001) y que realizó planes de vivienda pública en Nueva York durante su administración.

"Si la casa se deterioraba, se la quitábamos", recordó Giuliani.

"Es algo malo que una persona se haga dependiente...no ayuda la dependencia", añadió.

El eje central del congreso de Camacol fue precisamente el plan de vivienda oficial de entregar 100.000 viviendas gratis en 24 meses y que fue anunciado por el presidente Juan Manuel Santos en abril pasado.

Para Alejandro Gaviria, de la facultad de economía de Universidad de los Andes, el problema no es la vivienda, sino los bajos ingresos y la capacidad de ahorro. "Si se resuelve el problema de la vivienda, pero no se resuelve el de ingresos es muy difícil apuntarle a los objetivos de reducción de pobreza", manifestó el académico en una de las conferencias del congreso de Camacol.

De acuerdo con el gobierno, el plan de casas se basa en eliminar la exigencia legal de que se complete con un crédito bancario el subsidio oficial para construir una vivienda.

Como los más pobres tienen dificultades o carecen de ese acceso al sistema financiero y no consiguen crédito, entonces se quedan sin poder completar el subsidio y por tanto sin vivienda, según ha dicho el presidente.

Al aprobar el cambio de las leyes, lo que ocurrió esta semana; entonces se podrá llegar "a los más pobres de los pobres", porque ya no se exigirá el crédito bancario sino que el gobierno financiará el 100% de las viviendas para esas clases menos favorecidas, ha indicado Santos.