El dalái lama inició hoy una visita de diez días al Reino Unido marcada por la amenaza de las autoridades chinas de retirar a sus atletas de las instalaciones donde preparan los Juegos Olímpicos de Londres en protesta por su presencia en este país.

"Esto pasa siempre, es casi como una rutina", afirmó hoy el líder espiritual tibetano en el exilio, de 76 años, durante un encuentro en la Convención de Negocios de Yorkshire, en la ciudad de Leeds (Inglaterra).

En esta localidad del condado de Yorkshire Oeste, en el norte de Inglaterra, unos 300 deportistas chinos se concentrarán próximamente para aclimatarse a las condiciones británicas de cara a la cita olímpica.

No obstante, según la cadena BBC, los dirigentes de la expedición china habían presionado a las autoridades de Leeds para que suspendieran el encuentro del dalái lama con líderes empresariales y otros agentes sociales de la ciudad.

Antes de llegar a Leeds, el líder religioso tibetano comenzó hoy su visita al Reino Unido con una comparecencia ante los medios en Manchester, durante la que también opinó sobre la crisis económica que afecta a la Unión Europea (UE).

"Es muy, muy seria, pero si me pedís mi consejo entonces digo que no soy un experto. Vosotros tenéis la experiencia en reconstrucción de la Primera y la Segunda Guerra Mundial. Alemania y Japón reconstruyeron su economía, entonces ¿por qué no?", respondió.

El dalái lama se declaró, además, "muy contento por estar de nuevo" en el Reino Unido, con el que mantiene "estrechas relaciones" y donde espera extender su mensaje de "no violencia, diálogo y responsabilidad universal".

En Manchester, el líder religioso tiene previsto mañana pronunciar una conferencia ante miles de jóvenes en uno de los pabellones deportivos de la ciudad, acto que será presentado por el humorista y actor Russell Brand.

Después continuará su periplo británico con eventos organizados en Londres en la Universidad de Westminster y en la London School of Economics and Political Science.

También se desplazará hasta Escocia, donde se dirigirá a audiencias en el Edinburgh Usher Hall de la capital escocesa, el Caird Hall de Dundee y el Teatro Eden de Inverness.

El dalái lama aprovechará su visita para reunirse también con miembros de las comunidades tibetanas, nepalíes y budistas mongoles, así como con otros líderes religiosos y diputados de los parlamentos de Londres y Edimburgo.