El interés del bono español a diez años, cuyo diferencial con el alemán del mismo plazo permite medir el riesgo país, caía en la apertura de la sesión de hoy hasta el 6,924 % después de haber rozado la víspera el 7 %.

A pesar del leve descenso, la prima de riesgo de España o sobrecoste que los inversores exigen por la compra de deuda soberana española en vez de alemana, comenzaba la sesión en 543 puntos básicos, los mismos con los que cerró la víspera, debido a que también el bono germano caía, hasta el 1,495 %.

Después de haber alcanzado ayer niveles máximos desde la creación de la moneda única europea, el mercado secundario de deuda mostraba hoy menos tensiones, a la espera de las elecciones que celebra Grecia el domingo, de cuyo resultado depende la continuidad del país en la zona del euro.

Los inversores están también muy pendientes de la reestructuración del sistema financiero español, y de Italia, que podría ser el siguiente miembro de la Unión Europea en sufrir el acoso de los mercados.

La prima de riesgo del país transalpino también repetía en la apertura el nivel de la víspera, 464 puntos básicos, en tanto que la de Portugal subía hasta 943 y la de Irlanda perdía un punto, hasta 591.

Los seguros de impago de deuda (credit default swap o CDS) relativos a los bonos a diez años de España para cubrir la posibilidad de impago de 10 millones de dólares se cambiaban a 552.570 dólares anuales, por encima de los 537.490 de la víspera.

Con respecto a los futuros, los que adelantan el comportamiento de la deuda europea caían al 132,84 %, desde el 133,08 % anterior, en tanto que los que predicen el futuro de la deuda estadounidense comenzaban la jornada en el 149,01 %.