EE.UU. reveló hoy detalles de las acusaciones graves vertidas contra agentes del Servicio Secreto y funcionarios desde el año 2004, incluidas relaciones con prostitutas, fugas de información sensible, asalto sexual o escuchas telefónicas ilegales.

El Gobierno de Barack Obama ha publicado este informe, de 229 páginas, después de que el pasado abril saltara la polémica tras descubrirse que varios miembros del Servicio Secreto que acompañaban al presidente estadounidense a la Cumbre de las Américas en Colombia mantuvieron relaciones con prostitutas mientras estaban de servicio.

El documento, que reúne una lista de quejas registradas contra el cuerpo de seguridad, revela además acusaciones tales como el uso indebido de armas y estados de ebriedad, informó hoy la cadena CBS.

El director del Servicio Secreto, Mark Sullivan, aseguró ante el Congreso, tras descubrirse el escándalo en Colombia, que se trataba solo de un caso aislado, pero algunas de las acusaciones conocidas hoy datan apenas del mes pasado.

La lista, además, incluye una denuncia anónima en octubre de 2003 por la que supuestamente un agente del Servicio Secreto "pudo haber estado involucrado en una red de prostitución", señalando que dos números de teléfono pertenecientes al agente, cuyo nombre fue censurado, se presentaron como parte de una investigación del FBI sobre una red de prostitución.

Algunas de las acusaciones que recoge el documento eran falsas, como una queja de agosto de 2010 según la que un agente del Servicio Secreto habría llevado a cabo experimentos para implantar estimuladores en el cerebro de un ciudadano.

La lista también incluye decenas de quejas sobre correos electrónicos fraudulentos que circulan ampliamente en Internet y parecen provenir del Servicio Secreto.