El gobierno de Estados Unidos reveló el viernes detalles de acusaciones graves contra agentes y oficiales del Servicio Secreto que datan desde 2004 e incluyen prostitución, filtración de información delicada, difusión de pornografía, agresiones sexuales, escuchas telefónicas ilegales, uso indebido de armas y alcoholismo.

Se desconoce de inmediato el número de las acusaciones que fueron confirmadas.

La lista de casos estaba censurada en muchas de sus partes, se extiende 229 páginas y fue entregada discretamente conforme a la Ley de Libertad de Información a The Associated Press y otras organizaciones noticiosas tras el escándalo por prostitución en el que se vio inmerso personal del Servicio Secreto en abril en Colombia.

La lista describe las acusaciones presentadas contra personal del Servicio Secreto ante el inspector general del Departamento de Seguridad Nacional.

Mayo es la fecha más reciente de algunas de las acusaciones. En muchos casos, el gobierno destacó que algunas de las acusaciones fueron resueltas administrativamente y en otras procedió a una investigación formal.

Las nuevas revelaciones sobre numerosos cargos graves refuerzan las preocupaciones del Congreso, de que el escándalo de prostitución ha expuesto una cultura de mala conducta muy arraigada dentro del Servicio Secreto.

El director del Servicio Secreto, Mark Sullivan, ofreció en mayo sus disculpas por el incidente durante una audiencia e insistió en que lo ocurrido en Colombia fue un caso aislado.

Las autoridades del Servicio Secreto no respondieron de inmediato a las solicitudes para que comentaran sobre el particular.

La senadora republicana Susan Collins, que investiga el escándalo de Colombia, dijo que aunque algunas de las afirmaciones eran "infundadas o frívolas", otras parecían legítimas y esto "aumenta mi preocupación sobre lo que parece una mala conducta de parte del personal de esta agencia policial que es vital".

Las quejas incluyen supuestas agresiones sexuales denunciadas en agosto de 2011. En un caso que tenía muchos renglones censurados, se acusaba a un empleado de empujar hacia la cama a una mujer que también trabajaba para la agencia durante una gira de trabajo.

El empleado "se le subió (censurado) en intento por tener sexo", aun cuando la mujer "dijo (censurado) 'no' en varias ocasiones".

En el caso se destacaba que supervisores describían al acusado como un "empleado escrupuloso y fiable". El incidente quedó cerrado en febrero con una disposición administrativa".

___

Laurie Kellman, de The Associated Press, contribuyó a este despacho.

___

Alicia A. Caldwell está en Twitter como www.twitter.com/acaldwellap