El ministro brasileño de Hacienda, Guido Mantega, anunció hoy la creación de una línea de crédito de 20.000 millones de reales (unos 9.718 millones de dólares) para que los estados del país acometan inversiones con el objetivo de estimular la economía y "reducir" el impacto de la crisis internacional.

Mantega explicó en una rueda de prensa que los recursos se canalizarán a través del Banco Nacional de Desarrollo Económico y Social (BNDES) al interés que la entidad de fomento establece para largo plazo, un 6 por ciento, además de una tasa adicional que oscilará entre el 1,1 por ciento y el 2,1 por ciento.

El ministro, que precisó que los 26 estados brasileños y el Distrito Federal tendrán acceso a la medida, consideró baja la tasa de interés aplicada y calificó la línea de crédito como medida "anticíclica".

Mantega añadió que el objetivo es dejar "inmune o al menos reducir el impacto" de la crisis internacional sobre la economía brasileña.

El ministro compareció ante los medios después de haberse reunido con los representantes de los Gobiernos regionales brasileños en el Palacio de Planalto, la sede del ejecutivo.

"Con ese conjunto de medidas estamos ampliando la capacidad de inversión de los estados. Eso se sumará al esfuerzo que el Gobierno viene haciendo para ampliar las inversiones", apostilló.

Además, anunció reducciones y exenciones impositivas para estimular las asociaciones público-privadas (PPP, en portugués) de estados y municipios con el sector privado.

Los pagos de las instituciones públicas a la empresa privada dejarán de ser considerados ingresos y serán registrados como aportaciones de capital con el objetivo de que sean exentas en el pago de algunos tributos.

La economía brasileña creció a un ritmo del 0,2 por ciento en el primer trimestre del año en comparación con el cuarto de 2011 y un 0,8 por ciento respecto a los mismos tres meses del año pasado, por debajo de lo esperado por los economistas de instituciones públicas y privadas.

Según previsiones divulgadas el pasado lunes por el Banco Central en base a la opinión de analistas del mercado financiero, la economía brasileña crecerá este año un 2,53 por ciento.