Los mercados mundiales de valores se recuperaron el viernes con la esperanza de que los bancos centrales tomen medidas para evitar que la inestabilidad política en Grecia desplace el mercado global tras los comicios del fin de semana.

En Nueva York, el promedio industrial del Dow Jones subía 66 puntos a 12.717, mientras que el Dow Jones 500 ganaba 7,46 a 1.336 y el Nasdaq superaba los 16 puntos a 2.852.

Las incertidumbres sobre los comicios griegos influyeron sobre ese sentimiento, aunque de forma limitada por la perspectiva de que los bancos centrales intervengan en los mercados en caso de que los partidos políticos se opongan a la refinanciación de las medidas de austeridad tras los comicios griegos del domingo. Los inversionistas temen que la renegociación de esas condiciones obligue a Grecia a dejar el euro.

En Londres, el FTSE 100 subía un 0,6% a 5.497, mientras que en Francfott el DAX ganaba un 1,1% a 6.205 y en País el CAC-40 ganaba un 1,67% a 3.083.

En Japón, el Nikkei 225 cayó apenas a 8.563,46 luego de abrir en alza. El Han Seng de Hong Kong ganó 1,3%, hasta 19.049,09 putos, y el S&P/ASX 200 australiano subió 0,5%, hasta 4.061 puntos.

El Kospi sudcoreano cayó 0,6%, pero los índices en Singapur, Taiwán y Nueva Zelanda.

El Banco de Inglaterra y el gobierno dijeron estar a punto de ofrecer hasta 140.000 millones de libras (217.000 millones de dólares) en créditos baratos a las instituciones crediticias que puedan tener apuros para recaudar dinero en los mercados financieros, que podrían empeorar si los comicios griegos del domingo asustan a los inversionistas.

El director del Banco Central Europeo Mario Draghi advirtió el viernes que los líderes de la Unión Europea no deberían aguardar más poderes de emergencia a fin de solucionar la crisis que azota la región y en su lugar deberían adoptar soluciones políticas que fortalezcan el euro.

Draghi indicó que el BCE ha respaldado a los bancos contra la crisis de la deuda soberana con 1 billón de dólares (1,26 billones de euros) en créditos de emergencia y es ahora el momento en que deben actuar los gobiernos.

Empero, sus comentarios al parecer estuvieron dirigidos a aumentar la presión de los líderes políticos en la próxima conferencia cimera de Bruselas del 28 y 29 de junio. La canciller alemana Angela Merkel ha intentado, por el contrario, restar importancia a la creencia de que ocurrirá algo importante. El banco central tiene interés en que los dirigentes políticos adopten medidas más enérgicas, ya que ello podría abaratar las presiones de la entidad para adoptar medidas de mayor riesgo como más créditos de contingencia o incluso la adquisición directa de los bonos gubernamentales, como han pedido algunos dirigentes políticos, los llamados "eurobonos".

Mientras tanto, el presidente del gobierno español Mariano Rajoy se reunió con su compatriota y Comisario de Competencia de la Unión Europea Joaquín Almunia.

El conservador Partido Popular de Rajoy acusó el jueves a Almunia de deslealtad al país y pidió su dimisión por revelar detalles del rescate a los bancos españoles, tales como la tasa de interés y la posibilidad de liquidar algunas de las entidades más afectadas.

En los mercados de divisas, el euro subía a 1,2612 dólares el jueves por la tarde en Nueva York de 1,2600. El dólar bajaba a 78,76 yen de 79,27 yen.