Un hombre resultó hoy herido de gravedad en una nueva jornada de la huelga indefinida convocada por los mineros del carbón en España para denunciar que los recortes de las ayudas al sector decididos por el Gobierno español abocan, a su juicio, al cierre de toda la actividad minera.

El herido, de 43 años, fue trasladado a un hospital tras sufrir un fuerte golpe en la cabeza al chocar el tren en el que viajaba con una barricada de troncos colocada supuestamente por mineros del carbón en la entrada de la localidad de Serín, en la región de Asturias (norte).

El tren colisionó con dos troncos colocados en la vía férrea, uno de los cuales atravesó la ventanilla de un vagón, informaron fuentes de la Guardia Civil, que abrió una investigación sobre estos hechos para poder identificar a sus autores.

Como consecuencia del impacto, uno de los troncos cayó sobre una carretera cercana, pero no causó heridos ya que en ese momento no circulaba ningún vehículo por el lugar.

La colisión provocó también el corte de la vía férrea y retrasos en otras líneas.

Posteriormente, los servicios de emergencias fueron alertados de otro corte de vía férrea en la misma región, lo que permitió avisar a los operarios a tiempo y evitar la colisión del tren.

En León (noroeste), otra comarca minera española, cientos de mineros y sus familiares recorren las carreteras en marchas solidarias para apoyar a los siete trabajadores encerrados en el pozo de Santa Cruz del Sil desde el 21 de mayo y a los seis que permanecen en la sede de la Diputación de León desde el 4 de junio.

Una de esas marchas estuvo encabezada por un grupo de mujeres que llevaba una pancarta con el lema "Aquí están, estas son las mujeres del carbón".

Muchos de los manifestantes, algunos de ellos vestidos con buzos de trabajo y cascos a pesar del calor, lucían camisetas alusivas al conflicto del carbón con mensajes como "S.O.S. Minería en peligro de extinción".

Con su huelga, declarada indefinida a finales de mayo pasado y que ha cumplido ya su decimoctava jornada en Asturias y León, los mineros quieren protestar por los recortes a los fondos públicos para el carbón, que superan el 60 %, de acuerdo con los datos de los sindicatos.

Esto conduce "irrevocablemente al cierre de la minería del carbón y al abandono a su suerte de las comarcas mineras", de acuerdo con el sindicato mayoritario UGT.